¿Es recomendable utilizar instrumentos de escritura distintos a las plumas fuente/estilográficas?

Hace unos meses conversaba con mi hija María Begoña acerca de los portaminas que uso en el trabajo. Entre risas me dijo que a mí me gustaba cualquier cosa que escribiera, en lugar de solo las plumas fuente. No me siento culpable por ello, pues recuerdo que a mi abuela Yolanda le encantaba escribir tanto con plumas fuente como con rollerballs de marca Pilot.

Lo cierto es que las plumas fuente son el mejor instrumento disponible para largas sesiones de escritura. Con ellas se puede escribir sin ejercer presión sobre el papel, lo que evita los calambres que todos hemos sentido en nuestra mano diestra después de intentar copiar con un bolígrafo todas la boludeces que dice un profesor en clase. Además, quienes apreciamos la variedad cromática, amamos la multitud de colores disponibles en las tintas para pluma fuente, y los efectos de sombreado que algunas de estas tintas producen sobre el papel.

Sin embargo, hay casos particulares donde otros instrumentos de escritura llevan una clara ventaja sobre la pluma fuente. Os menciono unos pocos que se me vienen a la mente en este instante:

  • Mi profesor de “Puentes” durante el décimo semestre de la carrera de ingeniería civil en la Universidad Santa María de Caracas fue el Ingeniero Vicente Lugo. De 70 y tantos cursantes, solo 19 tuvimos derecho a presentar examen final. De esos 19, solo 7 aprobamos la materia en finales. Para lograr aprobar la materia, tuve que enfrentarme exitosamente a 4 exámenes que empezaban al mediodía y terminaban poco después de las 8 de la noche, sin interrupción. Cada examen solía contener 4 “problemas” a solucionar y solo había tiempo de completar 2 exitosamente, de manera que incluso un 12/20 era un resultado ambicioso. Cada examen requería escribir muchos cálculos estructurales y dibujar múltiples estructuras a mano alzada. Jamás hubiese intentado superar ese reto sin la ayuda de un portaminas japonés de calibre 0,5 mm. En todo ese semestre me acompañó mi fiel portaminas Pilot “The Shaker” H515, ahora descatalogado. Por cierto, un par de horas antes del examen final de “Puentes”, un comentario de mi compañero de clases Rodolfo Gutiérrez acerca de los casos de carga sobre un puente a evaluar en primer término me hizo comprender todos los conocimientos previos acerca de la ingeniería estructural.
  • Un cliente o un colega necesita garabatear un dibujo para explicarnos algo o necesita firmar algún documento. Prefiero tener un bolígrafo o un rollerball disponible para prestárselo de inmediato, en lugar de prestarle mi pluma preferida y verlo destruir un plumín que amo.
  • Mi trabajo requiere la frecuente lectura de decenas y decenas de páginas de especificaciones técnicas y propuestas de contratos, mientras tomo breves notas aquí y allá. En esos momentos mi atención está centrada en los documentos frente a mí, y evito distraerme poniendo y quitando capuchones o accionando mecanismos retráctiles de plumín. Para esa tarea, nada supera a un bolígrafo abierto y ubicado a poca distancia del borde derecho del documento que estoy evaluando.
  • Un desconocido nos pide prestada nuestra “pluma” para llenar su planilla de depósito en el banco o su recibo de tarjeta de crédito en un restaurant de comida rápida. Mi respuesta estándar a ese desconocido es “¡Lo siento, yo no presto mis instrumentos de escritura!” Muchos desconocidos hacen comentarios desagradables después de esa respuesta, y no me importa en lo más mínimo. Simplemente no es higiénico compartir con un completo extraño un objeto tan personal como un instrumento de escritura, que adicionalmente suele ser costoso y delicado.

En próximas entradas os estaré mostrando algunos de esos instrumentos de escritura distintos a las plumas fuente que llevan una sonrisa a mis días.

9 pensamientos en “¿Es recomendable utilizar instrumentos de escritura distintos a las plumas fuente/estilográficas?

  1. Hola Ingeniero Contreras. Recien acabo de suscribirme a tu blog, y me ha fascinado el modo en el que has estructurado el contenido.
    Me causa gracia lo que comentas respecto a prestar los instrumentos de escritura. Esa respuesta que tu has dado es la casi lo mismo que yo respondo cuando me solicitan prestado mi instrumento de escritura, y yo ademas les contesto: ” no puedo prestarte mi pluma porque de seguro no sabes escribir con ella, porque si supieras escribir con esta pluma, no me la estuvieras pidiendo prestada ” Debo confesar que cierta ocasion, por prestar un roller ball Meisterstuck de Mont Blanc, que se les cae y de algun modo extraño con el golpe se fractura el fondo del cañón. No pude evitar maldecir en silencio a esa persona. Desde entonces en mi trabajo, mucha gente ya sabe que no presto mis instrumentos de escritura.
    Leyendo el relato tuyo de tu primer pluma fuente obsequiada por tu abuela, recordé mi primer pluma fuente, y me di a la tarea de buscarla, y si tuve exito. Es una Parker, capuchón metalico, aluminio supongo, con cañón en plastico color vino, el plumin solo lleva el emblema de la marca Parker, y atras de este, el numero 3. La entinté y se siente que “raspa” el papel, y en algunos trazos pues no deja tinta, escribo letras incompletas. He estado tentado a tomar el plumin y ejercerle unos golpes tecnicos para ver si puedo hacerlo funcionar, a expensas de una mejor recomendación tuya.
    La pluma que uso diariamente, es una MOnt Blanc de la serie Starwalker, plumin mediano 18K, y en la hoja del recetario, se comporta nefasta, usando la tinta Script sepia, por cierto mi actual favorito. Me gustaria me orientes acerca de como mejorar la lubricación del plumin.
    Otra cosa, el recetario que uso, es institucional, o sea que yo no decido el tipo de papel, es papel mas corriente que comun, ademas tiene papel carbón para dejar original con dos copias. Supongo que eso no afecta el plumin, o me equivoco??
    No es mi intención agobiarte con tantas preguntas. Gracias por tu atención.
    P.D Tambien mis hijas ya inician a escribir con pluma fuente, a pesar de tener ocho años !!!

    • Hola Dr. Eriko,

      Mi nombre es Carlos Javier. Me encanta te agrade el contenido del blog y gracias por suscribirte.

      No presto mis instrumentos de escritura a extraños, pero evito confrontarlos en el proceso. La mayoría de las personas los ven como objetos utilitarios difícilmente discernibles de un vaso plástico desechable. Simplemente no entienden ni nuestro celo ni nuestra fascinación con estas cosas.

      No es extraño que una Meisterstück de Montblanc hecha de resina se arruine tras una caída. Es algo tan común que en las boutiques Montblanc venden cañones de repuesto de los modelos más comunes por un cuarto del precio del instrumento nuevo. Si no tienen el repuesto, pueden enviar el instrumento a un taller autorizado para su reparación. He leído muchos ataques a Montblanc por la fragilidad de la “resina preciosa” con que hacen sus instrumentos, pero las fracturas tras una caída se deben al descuido del usuario y no a las cualidades intrínsecas del material con que está hecho. Como sucedió con tu roller, es frecuente que sea alguien distinto al dueño quien deje caer un instrumento de escritura de 500 dólares.

      Respecto a tu Parker te recomendaría cargarla solo con agua a temperatura ambiente y dejarla en reposo un par de días. Luego de eso puedes cargar/expulsar agua hasta que salga sin rastros de tinta. Debería mejorar el flujo después de eso. Manipular un plumín usualmente termina en desastre si no se tiene experiencia.

      La Montblanc Starwalker es hermosa y fue diseñada para tener un plumín muy rígido, apropiado para usuarios acostumbrados a los bolígrafos. Con esta pluma en particular no tendrás problemas al presionar fuerte sobre el papel para marcar la segunda copia, pero no creo que puedas mejorar mucho el feathering de la tinta en el papel poroso del recetario. El diseño del plumín de la Starwalker es tan particular que incluso yo mismo evitaría manipularlo para modificar el flujo. Si tiene menos de 3 años de comprada y la obtuviste a través de un distribuidor autorizado, llévala a la tienda y pídeles que la ajusten bajo garantía. Aún después de los 3 años es probable que el taller autorizado decida no cobrarte el ajuste. En uno u otro caso, escríbele una nota al taller especificando exactamente la falla que presenta y cómo quieres que sea el flujo. Asegúrate que la nota vaya junto a la pluma. Las Montblanc cuestan mucho dinero, pero su servicio es excelente.

      Conocí a un médico traumatólogo que trató a mi hija luego de una caída en el colegio. En una de las consultas lo vi escribir con una Sheaffer Targa con plumín Broad, y su cursiva era muy hermosa y floreada con muchos risos. Posteriormente nos atendió su hija, también traumatólogo, y la observé llenando su Montblanc Meisterstück Chopin. Le pregunté y se encogió de hombros diciendo que las hijas tienen tendencia a imitar a sus padres. Ella como que no le perdió pisada a su padre: médico, traumatólogo y usuario de plumas fuente.

      Saludos,

      Carlos Javier.

  2. QUE TAL INGENIERO. LEI CON ATENCIÓN SU ARTÍCULO Y, ES CIERTO, HAY OTROS INSTRUMENTOS DE ESCRITURA, PERO NADA SE COMPARA AL TRAZO DE UNA PLUMA FUENTE. YO POR MI PARTE, SIEMPRE QUE SALGO A REALIZAR TRAMITE ALGUNO, LLEVO CONSIGO UN BOLIGRAFO DE ESOS QUE SE ENCUENTRAN EN CUALQUIER PAPELERIA PARA CUANDO ALGUIEN ME LO PIDE PRESTADO.
    SIN EMBARGO, COINCIDO CON USTED AL PENSAR QUE NO PRESTO MIS OTROS INSTRUMENTOS DE ESCRITURA, ESOS SON MUY PERSONALES Y LLEVAN CONSIGO UNA PARTE DE NUESTRA ALMA.

    RECIBA UN CORDIAL SALUDO DESDE MEXICO

    • Hola Jesús,

      Tengo un compañero de trabajo que es abogado y se la pasa en tribunales y notarías. Siempre lleva consigo un bolígrafo Cross y otro desechable para prestar este último sin ofender a nadie. Me encantaría imitarlo, pero ya tengo bastante con mis propios excesos. Siempre llevo encima un bolígrafo o roller Montblanc y una pluma fuente. Además uso un bolso de mano que usualmente contiene un estuche con tres plumas fuente adicionales.

      Saludos,

      Carlos Javier.

  3. Hola Carlos,
    Casualmente tengo ese portaminas el ” H -1010″ aunque hace muchos años que no lo utilizo, actualmente siempre cargo un Faber-Castell TK-FINE 0.5,0.1 en cuanto a mis plumas fuente jamás las presto y eso que no son grandes joyas…siempre es un placer leer tu blog, un saludo Isa

    • Hola Isabel,

      Tengo un H-1010 en casa y otro en la oficina. Se producen todavía y son portaminas excelentes, sólidamente construidos y muy cómodos en el agarre, que es estriado. El 1010 es un portaminas para escribir. El Pilot “The Shaker” que menciono en la entrada es el modelo original H-515, que era un híbrido entre un portaminas para escribir y un portaminas para dibujo técnico. Ese modelo anterior me gustaba mucho más que el actual H-1010. Como dato curioso, cuando salió el H-1010 todavía se producía el H-515. Para evitar confusiones, el H-1010 tenía grabado “The Shaker II”. Luego de descontinuarse/descatalogarse el H-515, el H-1010 paso a ser grabado con las palabras “The Shaker”, perdiendo el “II”.

      Saludos,

      Carlos Javier.

  4. son super agradables sus comentarios quet tengan amor al arte y eso no significa ser materialista pero si valorar un instrumento bello yo no presto mis plumas aqui en mexico se dice que si prestas una fuente se tuerce el punto y una pregunta como puedo sustituir el repuesto de un roller legrand montblanc porque deja mucho que desear y no me gusta raspa en cambio el roller clasic montblanc el fineliner tiene una punta como algodon y ese me encanta
    gracias y escribanme

    ramon

Los comentarios están cerrados.