Cross Townsend en Plata Esterlina – Instrumentos de escritura distintos a las plumas fuente

Introducción.

Cuando un cliente me pide prestado un instrumento de escritura, prefiero entregarle un bolígrafo antes que alguna de mis plumas fuente. Los bolígrafos de resina se arruinan ante la menor caída, por lo que el instrumento en cuestión debe ser preferiblemente de cuerpo metálico.

A lo largo de los años adquirí algunas piezas de rango intermedio que indefectiblemente terminé regalando. Los bolígrafos requieren ejercer algo de presión sobre el papel para depositar la tinta, y las secciones metálicas proporcionan un agarre precario del instrumento, que termina deslizándose entre nuestros dedos. Quienes están acostumbrados a usar bolígrafos de forma exclusiva, terminan habituados a la presión ejercida y al deslizamiento de los dedos. Quienes utilizamos frecuentemente plumas fuente, que escriben sin aplicar absolutamente ninguna presión sobre el papel, somos particularmente intolerantes con los bolígrafos en general, y con los deslizantes bolígrafos de agarre metálico en particular.

Con el tiempo se me ocurrió que un bolígrafo hecho de plata sin recubrir podría proporcionar un agarre más firme, sobre todo cuando la plata se oxida un poco y comienza a desarrollar su bella pátina. Por supuesto que mi búsqueda comenzó en Montblanc. Poco tardé en descubrir que sus bolígrafos de plata más baratos cuestan 100 euros más que una pluma fuente Meisterstück 149 de la misma marca. Es ridículo pagar tanto dinero por un bolígrafo, cuando por un poco menos puedes obtener uno de los instrumentos de escritura más perfectos de la historia, con un inmenso plumín de oro de 18 quilates incluido.

Luego de visitar mis tiendas de instrumentos de escritura favoritas, logré ubicar un bolígrafo marca Cross, modelo Townsend, fabricado en plata esterlina. El modelo Townsend es el más grande y de mayor diámetro en el agarre de la serie clásica de la marca, y el precio me pareció bastante atractivo.

Si obviamos los modelos de oro macizo, este Townsend de plata esterlina es el tope de la línea de Cross, por lo que el sobredimensionado e injustificadamente contaminante empaque me pareció un exceso típico de fabricante de instrumentos de escritura. Pero Cross comete el mismo exceso con sus piezas de costo intermedio, algo particularmente absurdo cuando consideramos que la mayoría de los compradores van a descartar esos empaques poco después de adquirir el producto. La siguiente fotografía muestra la caja exterior de color blanco, que protege la caja deslizable de color marrón, que finalmente contiene la caja plástica abisagrada donde viene el bolígrafo. Todo este desperdicio cubre la casi totalidad del teclado de la computadora portátil de 17 pulgadas que uso en mi oficina. El brillante bolígrafo metálico luce minúsculo ante las múltiples cajas que lo contienen.

Apariencia y diseño.

El bolígrafo Cross Townsend tiene una inspiración Art Deco, y de hecho su extremo cerrado se me parece al tope del Buffalo City Hall, uno de los edificios más imponentes que conozco. Precisamente ese extremo cerrado, junto al clip posicionado bastante bajo, se me asemeja a una pluma Sheaffer Balance, introducida al mercado en 1929. En definitiva, un diseño muy años 30 (del siglo XX).

Tanto el clip como la guarda de punta están fabricados en acero, y están apropiadamente marcados en bajorrelieve con la palabra “Metal”. El clip o gancho posee un segundo bajorrelieve con el nombre del fabricante y está bañado en plata para mantener la consistencia con el falso capuchón. La guarda de punta está bañada en rodio y pulida a espejo. El resto del exterior del bolígrafo está fabricado en plata esterlina.

El falso capuchón es cruzado longitudinalmente por ranuras separadas unos 10 grados sexagesimales, excepto en una pequeña área lisa cercana al clip diseñada para grabar el nombre del propietario del instrumento. El extremo cerrado del falso capuchón es coronado por un tassie de plata, y el extremo abierto termina en dos anillos decorativos también de plata, separados por una delgada franja de color negro. En la parte baja del área lisa del falso capuchón se puede observar la marca de autenticación de la plata, en forma de un mal formado bajorrelieve con las palabras “CROSS”, “925 SILVER” y una marca de artesano.

El cañón del instrumento está cruzado longitudinalmente por el patrón ranurado observado en el falso capuchón, pero sin el área lisa. Al final del cañón nos encontramos la precitada guarda de punta de metal duro, que evita las abolladuras que se producirían con facilidad si esta parte estuviese fabricada en maleable plata esterlina.

Construcción y calidad.

No se siente la misma calidad e intrínseca solidez de los bolígrafos Cross que se producían hasta hace unos años en los Estados Unidos, pero este ejemplar hecho por Cross en sus nuevas fábricas en China se siente bien fabricado. Tengo mis dudas acerca de la durabilidad del mecanismo de giro que despliega/retrae la punta, pues el plástico no se siente particularmente firme. En el peor de los casos, Cross reparará el instrumento durante toda la vida del comprador original si este asume los costos de envío y manejo en fábrica.

El exterior del bolígrafo se ralla con relativa facilidad, como es de esperarse en este metal noble. Estos rayones y arañazos superficiales son parte del placer de poseer y usar a diario un instrumento de escritura de plata esterlina, y la verdad que no me molestan en lo absoluto. De hecho trato a esta pieza con mucha menos delicadeza que a cualquier otra en mi colección, aunque no puedo decir que la maltrato. Basta limpiar el instrumento con un paño de joyero durante 2 o 3 minutos para borrar cualquier arañazo y restituir el bellísimo brillo de la plata recién pulida, pero evito hacerlo para no remover la bella pátina de óxido de plata que se forma en su superficie y que – como intuía – mejora mi agarre.

Peso y dimensiones.

Es un bolígrafo metálico muy largo y relativamente grueso, pero su peso es bastante liviano. De hecho me sentí confundido la primera vez que lo tomé entre mis manos, debido a que esperaba algo mucho más pesado.

A pesar de su gran longitud, la baja posición de su clip en el falso capuchón le permite prenderse con seguridad el los bolsillos frontales de mis camisas.

El grosor en el punto de agarre es un poco fino para mi gusto, pero es considerablemente mayor al resto de la línea de bolígrafos Cross. Me es tolerable para firmar documentos y listas de asistencias a reuniones, pero se torna rápidamente incómodo cuando debo tomar algo más que una nota corta.

Desempeño.

Los repuestos Cross fabricados en China son tan buenos como los que se fabricaban en los Estados Unidos. El repuesto en punto B es particularmente suave y agradable.

Mantenimiento.

El acabado se puede pulir hasta obtener un brillo esplendoroso al frotarlo un par de minutos con un paño de joyero.

Costo y valor.

Unos USD 140,00 por un instrumento de plata esterlina es un precio fantástico.

Conclusión.

Me gusta mucho el que sea de plata esterlina, y se ha convertido en mi bolígrafo por excelencia cuando no voy a tener las mejores condiciones para portar un instrumento de escritura fino. Por otro lado, si me viese obligado a usar un bolígrafo para cosas distintas a notas cortas y esporádicas, definitivamente escogería mi Montblanc Meisterstück 161 Le Grand.

2 pensamientos en “Cross Townsend en Plata Esterlina – Instrumentos de escritura distintos a las plumas fuente

  1. Hola Carlos Javier:

    Excelente reseña, le das un toque poético que hace más interesante la lectura, el tener un instrumento de plata es bellísimo, en la bolsa de mis camisas siempre traigo un bolígrafo y mi pluma fuente favorita, mi bolígrafo es montblanc meisterstuck solitaire silver, también mi favorito, claro que no me gusta prestar a nadie ninguno de estos dos instrumentos, creo que debería traer un bic tambien para no verme en la penosa necesidad de negar el prestamo. Javier que tengas un excelente dia, Saludos

    OZ

    • Hola Oz,

      Enhorabuena por tu hermosa pieza. Si vamos a usar un bolígrafo, al menos que sea de plata, y si es un Meisterstück, mejor que mejor.

      Respecto a cargar con un bic, llevo uno en mi bolso de mano, pero no siempre llevo el bolso conmigo.

      Saludos,

      Carlos Javier.

Los comentarios están cerrados.