Comparación de precios de tintas para plumas fuente

Fue Bruno Taut, autor del blog Crónicas Estilográficas, quien primero llamó mi atención acerca del precio excesivo de algunas tintas para plumas fuente. Considerando que una sola botella de tinta de 50 ml puede durar al menos un año de uso diario, el precio nunca fue una preocupación importante para mi. La falla en mi razonamiento está en que los aficionados a las plumas fuente jamas nos conformamos con una sola botella, y en mi caso particular podría escribir por los próximos 40 años sin tener que volver a comprar nueva tinta.

Motivado por el comentario de Bruno, que incluía la recomendación de una alternativa más barata, me propuse comparar los precios de las diferentes marcas de tinta disponibles en mi proveedor favorito. Para establecer una comparación justa entre tintas que son comercializadas en botellas de volúmenes distintos, excluí cualquier consideración del costo de envío, y luego calculé el costo por mililitro de tinta.

Además de comparar el precio de unas tintas con el de otras similares, me pareció valioso compararlas a su vez con algún otro producto perteneciente al mercado de artículos de lujo. De esta forma podríamos darnos una idea del valor real de las tintas para plumas fuente respecto al precio que pagamos por ellas.

Las tintas convencionales para plumas fuente están constituidas fundamentalmente por agua destilada, en la que se disuelven una o varias tinturas, agentes surfactantes, inhibidores de moho y otros biocidas, y otros aditivos de menor importancia. Los insumos necesarios están razonablemente disponibles en la industria química y farmacéutica, y nuestras tintas se producen en instalaciones industriales de bajo costo y baja tecnología, con riesgos a los trabajadores y al ambiente fácilmente controlables, y con un consumo muy bajo de energía.

Como patrón arbitrario de comparación, se me ocurrió utilizar el precio por mililitro de un whisky escocés single-malt añejado en barrica por 21 años. Para elaborar esa bebida se requiere maltear un lote de cebada, secarla rápidamente para interrumpir la germinación del grano, molerla, añadirle agua, fermentarla, someterla a una muy ineficiente pero reglamentaria destilación por lotes, diluir los alcoholes resultantes, madurarlos en barricas de roble por 21 años durante los cuales se pierde entre el 20 y el 40 % de su volumen inicial, mezclarlos con otros productos similares de la misma destilería que sean al menos tan añejos, diluirlos hasta alcanzar entre 40 y 46 % de alcohol por volumen, filtrar el líquido resultante y embotellarlo. Todo este proceso de producción debe ocurrir en una única destilería en Escocia, pues si se mezclaran whiskys similares de distintas destilerías escocesas se perdería su condición de single-malt. Es una bebida muy costosa debido a la complejidad de su proceso de producción, la estricta supervisión gubernamental, la gran merma que sufre el producto durante su maduración, los grandes costos de su largo almacenamiento en condiciones controladas, el riesgo inherente a un producto que tarda 21 años en elaborarse, y el costo de oportunidad del dinero durante poco más de dos décadas.

El siguiente cuadro contiene la información correspondiente a cada colección de tintas, su fabricante, el volumen de su botella, su precio en dólares americanos, su precio por mililitro, y el número de colores distintos ofrecidos. Cuando un fabricante ofrece más de una colección, cada una de ellas aparece listada por separado. El cuadro está ordenado en orden creciente del precio por mililitro de tinta, de forma que las tintas más baratas anteceden a las más caras. Las tres costosas tintas para plumas fuente subrayadas en amarillo son consideradas no-convencionales. Su composición química particular les confiere propiedades específicas ausentes en las tintas convencionales, y solo han sido incluidas en el cuadro como referencia.

Observando la posición de nuestro patrón-whisky en el cuadro precedente, lo primero que se hace aparente es que las colecciones 4001 de Pelikan, Skrip de Sheaffer, y Quink de Parker ofrecen una gama reducida de colores a los precios más bajos del mercado.

Cross ofrece dos colores de tinta embotellada por un precio 75 % mayor al de la Pelikan 4001, a pesar de ser exactamente la misma tinta, en la misma botella, con una etiqueta diferente.

Un poco más abajo en el cuadro, encontramos la amplia colección de 95 colores distintos ofrecidos por Diamine, cuyo precio es ligeramente menor al de nuestro patrón-whisky. Estas tintas Diamine adquieren aún mayor atractivo debido a que Richard Binder las considera de bajo mantenimiento (que fluyen y lubrican bien, no tienden a atascar ni a manchar las plumas, ni a colarse hacia la parte superior del plumín).

Los recientes incrementos de precio de las tintas Waterman las colocan sobre el precio de nuestro patrón-whisky, pero todavía se mantienen en un rango razonable. Esta colección de tintas francesas solo incluye 8 colores, pero su excelente y seguro desempeño les gana el que Richard Binder también las considere de bajo mantenimiento.

De allí en adelante nos encontramos con tintas cuyos precios son injustificadamente altos. Es difícil entender como un mililitro de tinta para plumas fuente puede costar más que un mililitro de un single-malt scotch de 21 años de añejamiento. Más escandaloso aún resulta comparar los precios de algunas de esas tintas caras respecto a otras tintas de la misma calidad y menor precio. Veamos una representación visual de los precios de unas y otras:

La columna que representa nuestro patrón-whisky aparece en color naranja, y su precio por mililitro interseca las columnas que representan las tintas mediante una línea horizontal de color rojo.

Las colecciones de tintas J Herbin, Montblanc y Pelikan Edelstein doblan el precio de nuestro patrón-whisky; las Pilot Iroshizuku lo triplican, mientras que un mililitro de tinta Caran D’Ache cuesta 5 veces más que el mismo volumen de un single-malt scotch de 21 años de añejamiento.

¿Son las tintas J Herbin, Montblanc y Pelikan Edelstein mejores que las Diamine y Waterman? No, de ninguna manera. De hecho calificaría a unas y otras como de la misma calidad. ¿Se justifica que las tintas Pilot Iroshizuku cuesten tres veces más que las de Diamine? Jamás, ni por desempeño ni por selección de colores. Ni hablar de Caran D’Ache, cuya escasa selección de colores quintuplica el precio de tintas de calidad similar, como Diamine, que además ofrece 95 colores diferentes.

Como resultado de este estudio he decidido que de ahora en adelante solo compraré tintas Diamine y Waterman. Haré alguna excepción esporádica en favor de las tintas Montblanc, debido a que mejoran el desempeño del mecanismo de pistón integrado presente en algunas de mis plumas de ese fabricante alemán.

11 pensamientos en “Comparación de precios de tintas para plumas fuente

  1. Esta información es maravillosa. Muchas personas también usan la tinta Noodlers. Viene en potes de 90ml. Se pueden comprar por 12.50 USD. Eso es 0.072 USD por mL. Me encanta el punto de referencia… whisky!!!

    • Hola Plistumi,

      No incluí a Noodler’s porque no esta disponible en PenGallery, pero como bien mencionas, es más barata que la Pelikan 4001. He escuchado entrevistas con Nathan Tardif donde asegura que fija sus precios intencionalmente para ser el más bajo disponible.

      Respecto al whisky, ayer mientras escribía la entrada me serví unos 20 ml de un single-malt Glenmorangie de 10 años, acompañado de unas gotas de agua. Es muchísimo más barato que el que describo arriba, y sin embargo es el mundo en una botella. 20 minutos después estaba sirviendome una Cocacola para tratar de quitarme el sabor a melocotones y naranjas que me había dejado en el paladar.

      Saludos,

      Carlos Javier.

  2. Prefiero el Lagavulin… No olvide que ahora también se embotella whisky con la graduación que tiene en la barrica al final de su maduración: cask strength lo llaman.

    Gracias por la mención. Y maravillosa comparación. Estas consideraciones, sin embargo, son mu dependientes del mercado. En Japón, por ejemplo, las Iroshizuku no son tan escandalosamente caras y las Pelikan 4001 también son las más baratas (con la excepción de las botellas de 350 ml de Pilot en sus tres colores básicos). En cambio, las Noodler´s son productos de lujo.

    Gracias por el esfuerzo de mantener la bitácora activa.

    BT

    • Hola Bruno,

      Buena elección el Lagavulin. Casualmente tuve una botella de un Islay de 10 años de Laphroaig que también viene en una versión cask-strenght. Conociéndome, me caería al suelo justo al bajar el vaso de mis labios. Ya que hablamos de Whisky, he escuchado maravillas de los Japoneses, pero jamás he visto una botella en Venezuela. ?has probado alguno?

      Ciertamente los precios de las tintas cambian mucho con el mercado. Las Pelikan parecen ser siempre las mas baratas, pero no me gusta lo secas que tienden a ser incluso en plumas húmedas como las Pelikan y Sailor.

      Noodler’s es poco distribuida fuera de estados unidos porque es una compañía operada exclusivamente por Nathan Tardif, quien incluso mezcla sus tintas el mismo. Tiene opciones interesantes, pero en general les tengo temor.

      Es un placer que comentes en el blog.

      Saludos,

      Carlos Javier.

      • Tenía pendiente continuar con tu petición de información sobre los maltas japoneses. Tan solo ahora me siento ante la computadora…

        La relación de los japoneses con el whisky es larga y compleja. Un resumen burdo y corto es que por una lado aprendieron a hacer whisky en Escocia (alrededor de 1920) y por otro poseen mucho capital en las destilerías escocesas.

        De las cuatro o cinco empresas que producen whisky en Japón sobresalen dos: Nikka y Suntory. Luego están Mercian (Kirin) y otras menores de poca presencia incluso en Japón. Suntory, por su lado, posee varias destilerías en Escocia. Entre ellas, sobresale Bowmore, en Islay.

        ¿Y cómo son esos whiskies japoneses? Por la aversión japonesa a los sabores sulfurados tienden a ser ligeramente dulces. Hablamos de matices, no de un sabor abiertamente dulce. No encontramos aquí sabores ahumados. Ahora bien, hay muchos whiskies, de unas diez destilerías, y de muchas antigüedades. Y si distinguimos entre Islay y Speyside en Escocia, en Japón podríamos distinguir entre Hokkaido (destilería Yoichi) y Chubu (destilería Karuizawa) y Kansai (destilería Yamazaki, rodeada de bambúes).

        En general, los whiskies japoneses son caros también en Japón. Más caros, paradójicamente, que los escoceses que pueden pertenecer a la misma compañía (caso de Suntory-Bowmore). Este es un detalle que nunca he entendido. Al fin y al cabo, las referencias culturales de todos nosotros están en Escocia y en Irlanda, no en Japón.

        Difícil y personal es decidir si esos productos exquisitos y caros, de más de veinte años, de maduración en un único barril, son mejores o peores que sus equivalentes escoceses. Desde hace unos años, en los resultados de una competición de una revista especializada siempre aparecen whiskies japoneses entre los mejores. Ignoro si es una clasificación honesta o hay intereses económicos escondidos. Son siempre whiskies caros y de no menos de 20 años (en general). Yo he probado uno de ellos (Yoichi de 20 años, de Nikka), Malo no es, por supuesto, pero que me quedo, por ese precio, con muchos otros escoceses. Confieso, para que conste, que me pierden los ahumados y fuertemente yodados de Islay. Talisker, de Skye, tampoco desmerece, sobre todo en la versión de doble maduración.

        Sobre como beberlos. De nuevo, cuestión de preferencias personales. Ahora bien, cuanto más frío menos sabor y lo que buscamos es ese sabor. Por tanto, en mi opinión, el hielo debe estar desterrado. Pero luego hay otro factor: el alcohol. Demasiado alcohol también oculta el sabor. Reducir el grado alcohólico a unos 25 grados permite descubrir muchos sabores antes enmascarados.

        Luego, que cada uno los disfrute como quiera.

        Saludos,

        BT

        • Hola Bruno,

          Maravillosa descripción de los whiskys japoneses, muchas gracias. Ya me venía sospechando tu preferencia por los de Islay, solamente recordando los que has mencionado: Lagavulin, Bowmore. Ya que yo fui el primero en mencionar Laphroaig, solo nos falta Caol Ila para cerrar el círculo. Espera… nos ha quedado Ardbeg por fuera, pero ese la verdad no lo he soportado muy bien las tres o cuatro veces que lo he probado.

          Ya que mencionas Talisker, hace unas tres semanas tuve que devolver una botella de su fantástico 10 años ya que el corcho se despedazó completamente al abrirlo por primera vez. Lo cambié por un Vatted Malt Johnnie Walker Green Label de 15 años pagando una pequeña diferencia. Este último ha sido mi primer Vatted Malt, y me ha parecido un poco “flat”.

          En la ciudad donde vivo la temperatura a comienzo de la noche está entre los 28 y 36 grados Celsius, y en consecuencia la mayoría de las personas mezcla el whisky con abundantes hielo y agua. Yo he probado algunos blended de 8 años con hielo y soda, y aunque se vuelven muy dulces y desarrollan sabores maravillosos, se me han ido a la cabeza con mucha rapidez. Cualquier cosa más añeja la tomo sola, o con algunas gotas de agua. Usualmente dedico una noche de sábado cada seis para degustar 4 botellas distintas en unas cuatro horas mientras escribo. El próximo programado tiene alineadas Glenkinchie de 10 años, Glenmorangie de 10 años, Caol Ila de 12 años, cerrando con mi blended favorito, el Buchanan’s Special Reserve de 18 años. Como muy dificilmente tomo licor fuera de esas ocasiones, puedo disfrutar esas 8 o 9 noches por año comprando unas dos botellas distintas cada 12 meses. Después de unos 5 años tengo alguna variedad para escoger.

          No creo conseguir algún whisky japones por estos lares, pero apenas salga del país estaré al pendiente por ese Yoichi que has mencionado, y que Ralfy (ralfy.com) ha evaluado favorablemente.

          Saludos,

          Carlos Javier.

  3. Hola Carlos Javier.
    Una ocasión mas me dejas sorprendido con tu nuevo post. Es indudable que muchos usuarios de pluma fuente, en algún momento determinado hemos valorado el precio por mililitro de nuestras tintas, asimismoel costo total de cada carga de tinta que hacemos.
    Ya en una ocasión te comenté de un frasco de plástico, con 500cc (medio litro) de tinta de la marca Chelpark por $35USD incluyendo el envio mundial. Pues si es verdad que es my barata esta tinta, y te confieso que ahora es de mis favoritas.
    Me llama la atención que comentes de que no vas a comprar tinta por algún tiempo, y me gustaria que probaras la tinta Chelpark Royal Blue. Estoy dispuesto a enviarte un tubo de plástico irrompible envasado al vacio con sistema vacutainer, con algunos 6-7 cc de tinta para que confirmes sus bondades.
    Estoy esperando algún post en el que hables de diferentes tipos de papeles para considerar cambiar el que actualmente uso. Cometí el error de comprar treas cajas de papel Kodak Premium Inkjet Paper de 90 gr. Qué cosa mas espantosa !! El peor papel que he podido haber usado antes. Horrida experiencia con cualquier pluma fuente o roller ball que use en el, inclusive mis impresoras tienes atascos con este papel de manera constante. Lo comento para que no uses ese papel. De manera regular casi siempre escribo sobre el papel bond que usamos en copiadoras e impresoras.
    Saludos.
    Dr Eriko.

    • Hola Dr. Eriko,

      Gracias por el ofrecimiento de tinta. Te enviaré la dirección por correo electrónico para probar la Chelpark.

      Respecto al papel no soy muy conocedor, y en Venezuela la oferta es muy restringida. Mi diario de tintas es un cuaderno tipo Moleskine hecho en China. El papel es color marfil, poroso, pero bastante grueso. No es ideal para plumas fuente, pero funciona bien con las tintas que no son propensas al bleeding. Uso el papel Clarefontaine en blogs Rhodia dot-pad para las muestras de escritura para comparaciones y resistencia al agua. Para copiar poemas y uso general utilizo papel Xerox Office Paper de 75 gpmc que me funciona bastante bien con la mayoría de las tintas. También tengo un par de cuadernos Cross con papel de 100 gpmc que se portan tan mal con mis plumas que solo uso una cara de cada hoja.

      Saludos,

      Carlos Javier.

  4. Felicidades por el análisis. No sé si cargar la pluma con un glenfiddish o pedirme una pelikan edelstein con hielo,… Bromas aparte, me parece exhaustivo e interesante. Una curiosidad: el olor de la tinta. Tengo varias de las que analizais y ahora estoy usando una S.T. Dupont, no sé si es especialmente buena, de entrada es negra y a mi me parecen más ligeras o que ensucian menos el plumín las azules. Pero la característica que la hace destacar es el olor. De todas las que he olido es la única que tiene un característico y clásico olor a tinta.

    • Hola Narcís,

      Usualmente las tintas azules y azul-negro son las más fáciles de limpiar de las plumas, aunque hay excepciones (Noodler’s Texas Blue Bonnet, Noodler’s Baystate Blue, Sailor Sei Boku). Respecto al olor químico característico, se puede percibir muy marcadamente en la Waterman Blue-Black (ahora llamada Misterious Blue) y en la Noodler’s Texas Blue Bonnet apenas abres la botella. No he probado la tinta Dupont todavía, pero he leído muy buenos comentarios de su comportamiento.

      Saludos,

      Carlos Javier.

      P.S.

      Acá en Venezuela se toma mucho whisky escocés, usualmente blends de 12 o más años, con agua y hielo. Me parece un desperdicio, particularmente añadirle hielo. Se pierde todo el sabor a fruta, a barrica y a mar (en el caso de los de Isley), y queda el desagradable sabor alcohólico que se siente en los cocteles baratos. Usualmente evito los blends, pero blends y single-malts los tomo con unas 6 a 8 gotas de agua en un tumbler (esos vasitos cortos en forma de copa). No se puede evitar el golpe del alcohol en el paladar, pero se puede saborear escocia, incluso el sabor de su mar. Es preferencia personal, pues no soy un experto en whisky.

  5. Pingback: El precio de las tintas

Los comentarios están cerrados.