Estuche Montblanc Meisterstück para 2 instrumentos de escritura

Mis instrumentos de escritura favoritos están fabricados con algún tipo de resina acrílica muy liviana, química y dimensionalmente estable a lo largo del tiempo, y relativamente resistente a las rayaduras y arañazos producto de su contacto con papeles, escritorios y telas. Es durante el transporte de un sitio a otro cuando estas resinas se opacan, rayan y pierden más su brillo, producto del roce con otros objetos que con frecuencia llevamos en nuestros bolsillos, maletines y las carteras de las damas. Para evitar dañar esos exquisitos acabados y proteger mis plumas de golpes accidentales, siempre las llevo conmigo dentro de algún tipo de estuche.

Hasta ahora solo había comprado el estuche de piel Montblanc Meisterstück para instrumentos de escritura de la colección Hommage à Wolfgang Amadeus Mozart, cuyo precio es relativamente bajo debido a las minúsculas dimensiones del instrumento que alberga. Para instrumentos de mayores dimensiones, había evitado los costosos estuches Montblanc en favor de los Pelikan.

Ya que mi colección de plumas está prácticamente completa, hace una semana decidí darme el gusto de comprar este maravilloso Estuche Montblanc Meisterstück para 2 instrumentos de escritura. Viene empacado en una caja rígida de cartón, envuelto en una bolsa de tela muy suave. Le acompaña un librillo con propaganda de otros artículos de cuero del fabricante, que también hace las veces de folleto de garantía.

Como era de esperarse de un artículo Montblanc, los materiales utilizados son exquisitos, y la ejecución y acabados, impecables. La piel de vaquilla es suave al tacto, pero está doblada y cosida formando un marco muy rígido que protege su contenido. Ha sido curtida con sales de cromo, y teñida de color negro brillante. El extremo cerrado del estuche exhibe el emblema del fabricante enmarcado por un anillo chapado en paladio.

Los estuches de piel de Pelikan fueron diseñados para proteger instrumentos de longitudes tan disimiles como los Pelikan Souverän M1000 y M300, sin que haya que fijarlos al estuche con sus ganchos de capuchón. En consecuencia, los instrumentos más grandes están desprotegidos en su parte más cercana al extremo abierto del estuche. Esto lo podemos observar en la siguiente fotografía:

A diferencia de los de Pelikan, estos estuches Montblanc Meisterstück fueron diseñados para albergar instrumentos de las series Montblanc Meisterstück Le Grand y Classique, cuyas longitudes son muy parecidas.  Esto hace que el estuche Montblanc proporcione una protección muy completa, apenas dejando expuestas las puntas de los capuchones. La siguiente fotografía muestra el estuche Montblanc con 2 plumas del mismo fabricante, la Meisterstück 147 y la Edición de Escritores William Faulkner:

El interior está forrado con tela, y posee una divisoria central adosada al fondo del estuche y libre en su parte frontal. Esta divisoria pivotante permite acomodar instrumentos de distintos diámetros, al tiempo que evita el roce entre ellos. El cierre es mediante solapa y trabilla.

Finalmente os presento una fotografía que permite comparar lado a lado los estuches de piel Pelikan para 3 instrumentos y este Montblanc Meisterstück para 2. El Montblanc fue fabricado con materiales considerablemente mejores, fue acabado con mucha más atención al detalle, y proporciona mayor protección que el ofrecido por Pelikan. Si consideramos estuches para dos instrumentos de escritura, el Montblanc os costará 4 veces el precio del Pelikan.

ADENDA:

Este estuche no fue diseñado para la Montblanc Meisterstück 149, sino para las Meisterstück Le Grand y Classique, menores que aquella. He probado mi 149 dentro del estuche y cabe perfectamente, aunque con muy poca holgura. Me parece que una vez el estuche se estire un poco con el uso, puede llevar con comodidad una 149 y una Le Grand al mismo tiempo.

Anuncios

Cartucho de limpieza Montblanc

Supe de la existencia de estos cartuchos de limpieza Montblanc cuando compré una pluma fuente Montblanc Bohème. Como describí en la evaluación de esa pluma – que puede ver pulsando aquí –, la Montblanc Bohème es alimentada mediante un complejo mecanismo rotatorio que carga el cartucho de tinta a través del fondo del cañón. Dicho mecanismo se corroe y deja de funcionar al estar expuesto a la humedad, y por tanto no debe ser mojado bajo ninguna circunstancia. La limpieza de la Bohème entre cargas de tinta puede hacerse dejando correr agua fresca sobre el plumín y luego sobre el alimentador, cuidando de no mojar el interior del cañón. Cada 2 o 3 cargas de tinta o cada vez que vayamos a cambiar el tipo/color de la misma, se requiere una limpieza más minuciosa que se facilita con la utilización de estos cartuchos de limpieza Montblanc. Con ellos se puede forzar agua a través de la sección de la pluma sin mojar el mecanismo dentro del cañón, logrando remover cualquier residuo de tinta muy facilmente.

El cartucho de limpieza es reutilizable y no contiene ningún liquido especial; está diseñado para usarse con agua fresca. Puede usarse para limpiar las plumas fuente Montblanc Bohème, Meisterstück 144 Classique, 145 Chopin y 114 Mozart. He escuchado que no debe utilizarse para limpiar las Meisterstück 147 Traveler, aunque no lo sé a ciencia cierta.

También puede usarse para limpiar cualquier pluma que utilice cartuchos de tipo “International”, como las Faber-Castell, Inoxcrom, Schneider, Pelikan y muchas otras.

Este cartucho de limpieza fue un obsequio del propietario de la boutique Montblanc de la ciudad donde vivo. Me lo envió con un amigo mutuo coleccionista que visitó la boutique. No he tenido la oportunidad de agradecerle, de manera que ¡Muchas gracias Armando!

El reverso de la caja del cartucho de limpieza Montblanc incluye instrucciones de uso muy detalladas en lengua inglesa.

Debo decir que el funcionamiento de los cartuchos de limpieza Montblanc me ha impresionado muy favorablemente. Limpian muy bien las plumas y lo hacen rápidamente. En lo adelante procuraré tener siempre un cartucho de limpieza a la mano cuando vaya a limpiar plumas que usen cartuchos “International”.

Estuche de piel Montblanc Meisterstück para instrumentos de escritura de la colección Hommage à Wolfgang Amadeus Mozart

Un estuche permite proteger los acabados y la integridad mecánica de los instrumentos de escritura que contiene. Esto se hace particularmente importante cuando se trata de instrumentos de pequeño tamaño, pues tienen mayor tendencia a “perderse” entre papeles y terminar cayendo de la mesa de trabajo, o simplemente resbalarse de nuestras manos mientras los transportamos.

La pluma fuente más pequeña que uso de forma regular es la Montblanc Meisterstück 114 Hommage à Wolfgang Amadeus Mozart. Cuando está tapada mide solo 11,50 centímetros de largo y pesa menos de la mitad de mis otras plumas. Al ser tan minúscula, queda muy holgada en mis estuches regulares. Me veo obligado a asegurarla enganchando el clip a las paredes del estuche, cosa que evito hacer si me es posible. La solución fue comprar un estuche diseñado por Montblanc para esta colección de instrumentos de escritura.

El estuche está fabricado en cuero de apariencia lustrosa, teñido en color negro y curtido al cromo. El interior del mismo está forrado en tela negra con el nombre del fabricante estampado en patrones recurrentes. En el extremo cerrado del estuche se observa el logo de Montblanc encerrado por un anillo chapado en paladio. Al igual que la pluma para la que fue diseñado, es muy pequeño.



El estuche nuevo es bastante rígido. Era muy fácil insertar la pluma, y una pesadilla sacarla. Incluso temí romper la pluma debido a la excesiva fuerza que se necesitaba para extraerla. Al final inserté en el estuche un marcador “Sharpie” bastante grueso y lo forcé hasta el fondo del mismo, dejándolo así por un par de semanas. Al final de esa operación, el cuero y las costuras habían cedido un poco permitiéndome insertar y sustraer mi MB 114 sin mayor drama.

Como todos los estuches Montblanc, esta pequeña maravilla cuesta lo mismo que una pluma fuente de buena calidad de otro fabricante. Esperé hasta que la boutique Montblanc de mi ciudad lo puso en oferta al 50 % del precio de lista y terminé pagando unos 50 dólares americanos por el estuche. Eso es el equivalente a poco más de 4 botellas de tinta Montblanc, que nunca está en oferta.