Lamy Safari – Evaluación completa con fotografías y muestras de escritura

Introducción y primeras impresiones.

Hace algún tiempo le regalé una “2010 limited edition Lamy Safari Pink” con plumín F a mi hija mayor. La entinté y probé antes de entregársela, y recuerdo que su plumín producía un suave y húmedo trazo sobre el papel. Si bien poseo tres ejemplares de la muy similar Lamy Al-Star, hasta hace una semana nunca había comprado una Lamy Safari para mi uso personal.

La descubrí al pasar frente a una tienda de marroquinería que también vende algunos artículos de escritura, sobre todo de la marca Cross. Me gustó su hermoso color aguamarina, y ya que su precio era adecuado para mi presupuesto, decidí darme el pequeño gusto de traerla conmigo a casa. Una rápida consulta en la red me permitió identificarla como la “2011 limited edition Lamy Safari Aquamarine”.

La pluma vino empacada en una caja de cartulina, junto a un cartucho con tinta lavable de color azul. No incluye manual de instrucciones ni conversor.

1.-) Apariencia y diseño (6 de 10).

Es un bonito instrumento de escritura de diseño utilitario y hermoso color, muy apropiado para un estudiante debido a su bajo costo, y la alta resistencia al maltrato del plástico ABS del que está fabricado.

La pluma está constituida por cuatro piezas termomoldeadas de color aguamarina, que luego han sido pulidas para remover las marcas de los moldes y darle un acabado brillante.

El cañón posee dos cortes que permiten apreciar el nivel de tinta remanente en el cartucho o conversor de tinta. Hacia el final del cañón se aprecia la palabra “LAMY” en bajorrelieve en el plástico.

El área de agarre de la sección es de forma semicircular en su parte inferior, y presenta dos superficies planas para la colocación de los dedos índice y medio en su parte superior. Dichas superficies planas están centradas con respecto al plumín, permitiendo el uso de la pluma por personas derechas o zurdas de forma indistinta.

El capuchón a fricción finaliza en un botón con indentación en forma de letra equis. El poco agraciado gancho del capuchón es muy parecido a un clip de sostener papeles, y está fabricado en acero cromado. No es particularmente útil para prenderse a una camisa, pero me ha resultado muy práctico para sostener en su sitio la página del libro de sonetos que estoy copiando en estos días. No es muy bonito, pero no se ve demasiado mal en un instrumento utilitario.

2.-) Construcción y calidad (7 de 10).

Es una pluma sólida y bien fabricada, que no presenta marcas de termomoldeado en sitios visibles. La rosca que une la sección y el cañón es muy precisa y sin juego. Se siente muy resistente al maltrato, y si bien espero jamás dejarla caer, no creo que sufra mucho si sucede.

3.-) Peso y dimensiones (8 de 10).

Sus dimensiones son las siguientes:

  • Tapada: 14,00 centímetros.
  • Destapada: 13,00 centímetros.
  • Posteada: 16,60 centímetros.

Es muy liviana, pero su escaso peso no incomoda en lo más mínimo.

Diría que es una pluma grande y puede ser usada sin postear sin ningún problema. El capuchón se postea de forma muy segura, pero la pluma posteada adquiere un largo caricaturesco que afecta adversamente el balance.

4.-) Plumín y desempeño (6 de 10).

Mi pluma vino con un plumín M en acero inoxidable. La entinté inicialmente con el cartucho que vino con ella, y comenzó a escribir con un trazo muy seco que provocaba fallas de flujo en los ascendentes rápidos de algunas letras de mi cursiva. Además, rascaba desagradablemente el papel en mi típico agarre casi vertical, pero suavizaba bastante al disminuir el ángulo de “ataque”. Debido a la geometría de estos plumines, es difícil abrir la separación entre sus alas. Sin embargo, me las arreglé para incrementar esa separación y así aumentar el flujo de tinta. Me costó lograr el flujo adecuado, y como consecuencia del ajuste, el plumín comenzó a omitir algunos trazos iniciales. Como es usual en muchas plumas nuevas, después de unas 20 o 30 páginas de escritura comenzó a arrancar de forma confiable.

Lamy ofrece para estas plumas con plumines de acero con punta de iridio en tamaños EF (extra-fino), F (fino), M (medio) y B (broad o ancho). También ofrece plumines de reemplazo hechos en acero en los puntos antes descritos, y adicionalmente plumines con punta itálica sin iridio en tamaños 1,1 mm, 1,5 mm y 1,9 mm. Todos los plumines son fácilmente intercambiables sin el uso de herramientas.

Para el momento cuando entinté la pluma con Sheaffer Skrip Green, el plumín estaba escribiendo perfectamente. Es importante mencionar que estos plumines son extremadamente rígidos, y no variarán el ancho del trazo independientemente de la presión que se ejerza contra el papel.

5.-) Sistema de alimentación y mantenimiento (10 de 10).

La pluma es alimentada por cartuchos propietarios Lamy, o por conversores Lamy modelo Z24.

Los cartuchos Lamy almacenan gran cantidad de tinta, y constituyen una buena opción para estudiantes que no pueden cargar a cuestas una botella de tinta todos los días.

Lamy ofrece tres tipos distintos de conversores, pero solo el modelo Z24 funciona bien en las Lamy Safari. Estos conversores Z24 poseen unas “orejas” laterales que aseguran el conversor a unas lengüetas especiales en la sección de las plumas Lamy Safari. Son los mejores conversores que he usado en pluma alguna hasta el día de hoy.

6.-) Costo y valor (8 de 10).

Compré mi Lamy Safari por el equivalente a 28 dólares americanos, pagados en modela local. La pluma viene sin conversor, pero puedo utilizar los que había comprado en PenGallery por 5 dólares americanos para mis Lamy A-Star. También le sirven los 2 plumines itálicos de 1,5 mm que había comprado en PenGalery por 14 dólares cada uno.

Conclusión y puntuación final (45 de 60 ó 75 %).

A pesar de los problemillas que me ha causado el flujo de la pluma, me ha gustado bastante. El color es hermoso, se ve muy resistente y escribe satisfactoriamente. Es perfecta para permanecer en el escritorio y tomar notas cortas con tan solo halar el capuchón, sobre todo porque es difícil de dañar y fácil de reemplazar en caso de extravío. Curiosamente, muchas de las cosas que me exasperan en las Lamy Al-Star pasan desapercibidas en esta Lamy Safari.

Maracaibo, 4 de marzo de 2012.

Lamy Al-Star – Evaluación completa con fotografías y muestras de escritura

Introducción y primeras impresiones.

Hasta la mañana cuando compré mi primera Lamy Al-Star, todas mis plumas fuente anteriores habían sido parte joyas y parte instrumentos de escritura, pensados para usarse diariamente durante algunas décadas y luego heredarse a las generaciones futuras. Sostener esta pluma fuente alemana me brindó la experiencia de un instrumento de escritura de diseño industrial concebido para el hombre común, para usarse uno o dos años y luego desecharlo en favor de otro ejemplar igual y más nuevo.

La pluma viene empacada en una cajita de cartulina que contiene la pluma misma y un cartucho con tinta lavable de color azul. No incluye manual de instrucciones ni conversor.

Encontrar plumas fuente en una librería venezolana es un hecho tan infrecuente que inmediatamente compré los dos ejemplares disponibles en ese momento, ambos con plumín M (medio).

1.-) Apariencia y diseño (4 de 10).

Es un diseño industrial por antonomasia, cuyas formas carecen de cualquier consideración estética. La única reminiscencia de belleza proviene de algunos de los colores ofrecidos, aplicados como recubrimiento anodizado sobre el aluminio del cañón y el capuchón. Casualmente, fue el color púrpura el que me llevó a comprar mi tercera Lamy Al-Star.

El horroroso gancho del capuchón es de acero cromado. Posee dos postes paralelos que pliegan la superficie donde se sujeta, moldeándola a la forma circular del capuchón. Si dicha superficie es deformable (una tapa flexible de un cuaderno, un grupo de hojas, un trozo de tela de una camisa), termina arrugada. Si la superficie es rígida, es agarre es precario. Me parece que el equipo de diseño de Lamy intentó crear un gancho “innovador”, “juvenil” o “diferente”, y terminó con un ejemplo de libro de texto del “Diseño por Comité”: complejidad innecesaria, inconsistencia con su propósito último, lógica defectuosa, banalidad, y falta de un líder competente que aborte un resultado que solo luce bien en el papel.

Hay – sin embargo – un punto brillante es el diseño. El plumín puede retirarse muy fácilmente del alimentador y sustituirse por otro. Lamy ofrece en venta plumines de reemplazo con punta de iridio en tamaños EF, F, M y B, y con punta itálica sin iridio en tamaños 1,1 mm, 1,5 mm y 1,9 mm. Los 4 puntos obtenidos por la Lamy Al-Star en esta categoría se deben exclusivamente a sus plumines intercambiables.

La sección está fabricada en plástico traslúcido, que deja ver el alimentador subyacente. El punto de agarre de la misma es de forma semicircular en su parte inferior, presentando dos superficies planas para la colocación de los dedos índice y medio en su parte superior. Dichas superficies planas están centradas con respecto al plumín, permitiendo el uso de la pluma por personas derechas o zurdas de forma indistinta.

2.-) Construcción y calidad (6 de 10).

Es una pluma sólida y bien fabricada, aunque la rosca cañón/sección es bastante tosca y opone mucha resistencia al final de su recorrido. Las piezas plásticas no presentan marcas de termomoldeado en sitios visibles.

3.-) Peso y dimensiones (8 de 10).

Sus dimensiones son las siguientes:

  • Tapada: 13,90 centímetros.
  • Destapada: 12,90 centímetros.
  • Posteada: 16,70 centímetros.

Es muy liviana, pero su escaso peso no incomoda en lo más mínimo.

Diría que es una pluma grande y puede ser usada sin postear sin ningún problema. El capuchón se postea de forma muy segura, pero la pluma posteada adquiere un largo caricaturesco que afecta adversamente el balance.

4.-) Plumín y desempeño (6 de 10).

Los 3 ejemplares que compré en Venezuela vinieron con plumín de acero punto M (medio), único tamaño disponible en el mercado local. Internacionalmente, Lamy ofrece estas plumas Al-Star con plumines de acero con punta de iridio en tamaños EF (extra-fino), F (fino), M (medio) y B (broad o ancho).

Lamy también ofrece en venta plumines de reemplazo hechos en acero. Cada plumín de reemplazo cuesta aproximadamente el 40% del costo de una pluma Al-Star nueva, y los tamaños de punto disponibles son los siguientes:

  • Con punta de iridio en tamaños EF, F, M y B.
  • Con punta itálica sin iridio en tamaños 1,1 mm, 1,5 mm y 1,9 mm.

Mis 3 plumas Lamy Al-Star escriben bastante secas y con escaso flujo de tinta cuando las uso con plumines M con punta de iridio. Dichos plumines ejercen un poco de fricción sobre el papel, sin dejar de ser pasablemente suaves. Cuando instalo los plumines de reemplazo de 1,5 mm, cualquiera de las plumas proporciona un flujo húmedo bastante agradable, que deposita trazos verticales de 1,3 mm de ancho y trazos horizontales de 0,3 mm de alto.

5.-) Sistema de alimentación y mantenimiento (10 de 10).

La pluma es alimentada por cartuchos propietarios Lamy, o por conversores Lamy modelo Z24.

Los cartuchos Lamy almacenan gran cantidad de tinta, y constituyen una buena opción para estudiantes que no pueden cargar a cuestas una botella de tinta todos los días.

Lamy ofrece tres tipos distintos de conversores, pero solo el modelo Z24 funciona bien en las Lamy Al-Star. Estos conversores Z24 poseen unas “orejas” laterales que aseguran el conversor a unas lengüetas especiales en la sección de las plumas Al-Star. Son los mejores conversores que he usado en pluma alguna hasta el día de hoy. Diría incluso que están mejor fabricados que la pluma misma.

6.-) Costo y valor (4 de 10).

Compré mis tres Al-Star en “Tecni-Ciencia Libros”, en el Centro Comercial Sambil de Maracaibo. Cada pluma costó en su momento el equivalente a 40 dólares americanos. Todas son plumas nuevas de producción reciente, y cada una vino acompañada de un cartucho de tinta lavable de color azul. En PenGallery compré 3 conversores Lamy Z24 (5 dólares cada uno) y 2 plumines itálicos de 1,5 mm (14 dólares cada uno).

Conclusión y puntuación final (38 de 60 ó 63 %).

Usualmente juzgo a una pluma fuente por su desempeño y no por su estética, pero hay algo en la experiencia de escritura con estas Lamy Al-Star que no me termina de convencer. Al final recurro a su estética y… me convence aún menos. Son un tópico de conversación, tienen buen tamaño, sus conversores son excelentes y algunos de sus colores son muy bonitos, pero no encuentro nada más en estas plumas. Han estado guardadas y sin entintar prácticamente desde que las compré.

Los plumines intercambiables serían un punto a favor de la Lamy Al-Star si no conociera a las Pelikan Future y a las Pelikan Script. Puedo comprar ambas por unos 35 dólares americanos y disponer de un plumín con punta de iridio punto M y un plumín itálico sin iridio de 1,5 mm. Gastaría menos que el equivalente Lamy y terminaría con las mismas opciones de trazo, y la espléndida experiencia de escritura de las Pelikan.

Maracaibo, 19 de julio de 2011.

Nueva versión de la Lamy 2000

Lamy ha introducido unos pequeños cambios en el diseño de la pluma fuente Lamy 2000. Estos cambios y mis especulaciones respecto a la razón de los mismos se describen a continuación:

  • Se ha modificado el extremo de la sección ubicado en la parte inferior del plumín. El cambio cubre con acero cepillado el antiguo soporte plástico del plumín. Las fugas de tintas de mi pluma en particular se producían en la intersección del soporte plástico del plumín y el acero cepillado de la sección. El nuevo diseño carece de esa área de intersección y supongo debe eliminar la fuga de tinta en las plumas nuevas. La sección rediseñada se observa en el lado izquierdo de la siguiente fotografía, comparada con la antigua sección ubicada en el lado derecho.

  • La rosca interna de la nueva sección es metálica, en lugar de la anterior hecha de Makrolon. He escuchado muchas quejas de fisuras en la sección de las Lamy 2000, al punto de haber especulado acerca de la resistencia a la torsión del Makrolon. Esta rosca interna hecha de metal debería eliminar la ocurrencia de esas fisuras. En el lado izquierdo de la siguiente fotografía se observa la rosca metálica del nuevo diseño.

  • Detalle de los componentes de la sección rediseñada:

  • El pistón de mi Lamy 2000 con el diseño antiguo funciona muy suavemente. Sin embargo, he leído frecuentes quejas de pistones que funcionan forzadamente y requieren ser enviados a servicio técnico para ser lubricados. Lamy ha rediseñado el pistón incorporando un cabezote o sello de silicona o goma suave y un tope al eje del pistón. En lo particular pienso que este nuevo pistón es una solución en busca de un problema.

 

Los cambios anteriormente descritos han incrementado el peso total de la pluma en 4 gramos. Este incremento de peso está concentrado en la sección, de forma que también se ha desplazado el balance de la pluma hacia el frente de la misma.

Las fotografías son cortesía del blog de instrumentos de escritura http://kmpn.blogspot.com/ y aparecen aquí con la autorización de su autor.

Lamy 2000 – Evaluación completa con fotografías y muestras de escritura

Lamy 2000.

Primeras impresiones:

Confusión. Eso fue lo que sentí cuando desempaqué esta pluma y la tomé en mis manos por primera vez. No parece una pluma fuente y de hecho no parece un instrumento de escritura. El Makrolon, el policarbonato prevalente en la pluma, tiene un color y un acabado que le confiere la apariencia y textura de una madera preciosa. El ligerísimo peso de la pluma confirma, erróneamente, esta impresión.

La pluma viene empacada en una sencilla caja de cartón que se abre por la parte superior, donde se encuentra una pequeña chapa o laminilla de aluminio con el nombre / logo del fabricante en altorrelieve. La acompaña un folleto de instrucciones tan poco atractivo que aún no lo he abierto.

1.-) Apariencia y diseño (7 de 10).

Bauhaus, puro y simple. Nada de ornamentos sin función práctica. Es un diseño limpio y sin adornos innecesarios, donde cada elemento cumple un cometido. Esta pluma sería el equivalente a una casa diseñada por un ingeniero civil sin la intervención de un arquitecto: formas simples, fáciles y económicas de construir, maximizando las propiedades deseables de los materiales empleados. Al ser yo mismo ingeniero civil, me fascina el diseño de la pluma.

La parte terminal de la sección es de aluminio cepillado. La parte trasera de la sección, el cañón y el capuchón de la pluma están fabricados en Makrolon, un policarbonato de Bayer Material Science. Las piezas de Makrolon son de color negro mate y tienen la textura rugosa de la madera.

El clip del capuchón es de metal sólido y tensionado por resorte. Contiene la palabra ¨LAMY¨ en un bajorrelieve en un costado y la palabra ¨GERMANY¨ en otro bajorrelieve en la parte oculta del clip.

El diseño incluye tres elementos muy particulares:

(1) De la junta entre sección y cañón sobresalen 2 “orejas” de acero inoxidable que aseguran la pluma al capuchón. Muchos usuarios reportan que estas “orejas” incomodan el agarre al punto que algunos de ellos dejan de usar la pluma por este hecho. Las “orejas” sobresalen entre 0,50 y 0,75 mm en dos puntos que coinciden con mi agarre, pero a mi en lo particular no me incomodan.

(2) El cañón incluye 4 ventanas traslúcidas que teóricamente sirven para estimar el nivel remanente de tinta, pero su tamaño y lucidez son tan reducidos que son prácticamente inútiles.

(3) La junta entre el cañón y el ¨accionador¨ del pistón carece de anillo separador y es prácticamente imperceptible a la vista y al tacto.

2.-) Construcción y calidad (10 de 10).

La Lamy 2000 está sólidamente construida con tolerancias precisas y sin marcas de moldeado o maquinado visibles. Sus materiales y acabados lucen muy resistentes y poco vulnerables a marcas o rayaduras (sic). La rosca del pistón y de la unión sección/cañón están impecablemente ejecutadas.

El capuchón se acopla de forma segura tanto a la sección de la pluma para taparla como al final del cañón para postearla.

Desde que tengo la pluma he notado su tendencia a derramar tinta en el capuchón, que seguidamente es transferida a la sección y termina manchando mi dedo medio. Parece que esto se exhacerba (sic) cuando el nivel de tinta baja. Independientemente de la causa, esto solo ocurre con esta pluma y es bastante molesto. Todavía no estoy seguro si es una fuga localizada o el aire en el depósito de tinta que se expande rápidamente por subidas drásticas de temperatura y que termina expulsando la tinta remanente en el alimentador. Al no estar seguro, no sustraeré puntos en esta evaluación por esa causa.

3.-) Peso y dimensiones (10 de 10).

La pluma mide:

Tapada 13,80 cm (5 7/16”).

Destapada 12,55 cm (4 15/16”).

Posteada 15,40 cm (6 1/16”).

Diámetro en parte más ancha del cañón 15,24 mm (0,60”).

Cada dimensión se siente perfecta en mis manos.

En cuanto al peso, es una pluma muy liviana y cómoda para usarse en largas sesiones de escritura. El capuchón sin rosca también la hace apropiada para tomar frecuentes notas cortas.

4.-) Plumín y desempeño (10 de 10).

Compré la pluma con plumín B (broad) y su grosor de trazo resultó similar a mis expectativas. El grosor de los trazos verticales es equivalente al de mi Montblanc Meisterstück 114 con plumín B (broad), sin la característica de plumín Stub (romo) de esta última en los trazos horizontales e inclinados. La Lamy 2000 presenta trazos horizontales equivalentes al 70 % del grosor de sus trazos verticales, pero esta variación de línea es casi imperceptible al escribir en cursiva.

Lamy ofrece esta pluma con los siguientes plumines:

EF (extra fino)
F (fino)
M (medio)
B (broad o grueso)
BB (doble broad)
OM (oblicuo medio)
OB (oblicuo broad)

En cada tamaño, el plumín es de oro de 14 quilates bañado en platino.

Mi plumín particular es increíblemente suave y ofrece una ligerísima variación de línea al ser presionado contra el papel. La línea es bastante húmeda y muestra un bellísimo sombreado con la tinta Parker Penman verde esmeralda que vengo usando con ella.

Finalmente, el plumín escribe sin dudar un instante después de pasar varios días sin usarse o luego de varios minutos destapado y puesto a un lado.

5.-) Sistema de alimentación y mantenimiento (8 de 10).

La Lamy 2000 tiene un alimentador de pistón que almacena una considerablemente alta cantidad de tinta. En el momento en que escribo estas líneas, llevo 9 páginas a doble espacio con plumín B con una sola carga de tinta y todavía hay tinta en el depósito de la pluma.

El mecanismo de pistón funciona suavemente, y llenar la pluma es fácil si se ha operado mecanismos de pistón con anterioridad. Sin embargo, la textura rugosa de la parte terminal de la sección tiende a acumular tinta durante la carga, y esta tinta termina en los dedos del usuario. Para evitarlo, al finalizar la carga de tinta limpio meticulosamente la sección con una mota de algodón empapada en agua.

Si se necesita una limpieza profunda del plumín y el alimentador, basta con desenrroscar (sic) la sección del cañón.

6.-) Costo y valor (10 de 10).

Compré la pluma en www.pengallery.com por 89 dólares americanos. El precio de lista es de 130 dólares. Considerando que es una pluma de pistón con un maravillosamente suave y húmedo plumín de oro de 14 quilates, es la mejor relación precio / valor en las plumas modernas.

Conclusión y puntaje final: 55 de 60.

La lamy 2000 contiene la receta perfecta para una pluma fuente: plumín de oro de 14 quilates muy suave y húmedo, alimentada por pistón y por menos de 100 dólares US. Con este plumín B, seguramente permanecerá cargada de tinta y cerca de mí.

En Maracaibo, el 18 de diciembre de 2009.

Lamy 2000 plumín B con tinta Parker Penman verde esmeralda.

Puede encontrar información actualizada sobre la Lamy 2000 en la entrada al blog titulada Nueva versión de la Lamy 2000.

La Lamy 2000 viene en un empaque muy sencillo hecho de cartón corrugado plegado, adornado con una pequeña lámina de aluminio con el nombre del fabricante en altorrelieve. Incluye un pequeño folleto de instrucciones.

La pluma está fabricada fundamentalmente con Makrolon, un policarbonato de Bayer MaterialScience. Este material tiene la apariencia y la textura de una madera muy oscura. En esta fotografía se aprecia el plumín de oro de 14 quilates semi-cubierto, la parte terminal de la sección hecha de aluminio cepillado, la junta entre sección y cañón con sus 'orejas' metálicas y las minúsculas ventanas de nivel de tinta.

El acabado de la pluma, tanto en sus partes hechas de Makrolon como en las hechas de aluminio, es de una rugosidad 'cepillada'.

Detalle de la sección y plumín B (broad).

De líneas limpias, simples y sin adornos, la pluma es un excelente ejemplo de minimalismo.

De izquierda a derecha, los capuchones de la Lamy 2000 y de la Lamy Al-Star.

Podemos observar las características más controversiales de la Lamy 2000. Las ventanillas del visor del nivel de tinta son tan pequeñas que prácticamente no cumplen su función sin un gran esfuerzo de parte del usuario. Las pequeñas 'orejas' metálicas que aseguran la pluma a su capuchón incomodan el agarre de muchos usuarios.

En posición de iniciar la carga de tinta, se puede observar la rosca del cargador de pistón.

Una simple unión enrroscada une el cañón y la sección de la pluma. Nótese el alimentador con el plumin acoplado, el 'o-ring' que evita fugas en la unión enroscada y las 'orejas' metálicas. La marca del fabricante, el tamaño y la calidad del oro (585) del plumín solo se observan al desensamblar la pluma.

La lamy 2000 es solo un poco más corta que una Lamy Al-Star.

La dulce espera… por una nueva Lamy 2000 con plumín Broad

Ayer como a las 6:30 de la tarde compré una pluma fuente Lamy 2000 con plumín Broad en pengallery.com. Les solicité me la enviaran por DHL y así lo hicieron. Mi mayor sorpresa es que mi paquete salió de Kuala Lumpur, Malasia. Acabo de verificar  en el sitio web de DHL que mi paquete arribó y luego salío de Hong Kong con destino desconocido. No tengo idea como una pluma fuente hecha en Alemania termine siendo distribuida desde Malasia. Este asunto de la globalización como que pasea bienes por todo el planeta.