Pilot Vanishing Point con plumín M – Evaluación completa con fotografías y muestras de escritura

Pilot Vanishing Point con plumín M.

Introducción y primeras impresiones:

Gran parte de la primera experiencia con esta pluma es capitalizada por la ausencia de capuchón. Al fondo del cañón de la pluma hay un largo botón que se oprime para desplegar u ocultar el plumín. Dicho mecanismo es similar al utilizado por un bolígrafo Parker Jotter y también por infinidad de otros bolígrafos retráctiles.

El mecanismo antes mencionado hace que una pluma Vanishing Point sea ideal para tareas que requieran la toma de notas cortas y esporádicas. Un “click” despliega el plumín y otro “click” lo retrae sin necesidad de usar ambas manos para remover/colocar el capuchón decenas de veces por día. Tampoco hay que preocuparse por donde colocar el capuchón mientras se escribe.

Mi pluma Vanishing Point vino en una caja abisagrada acompañada de:

  • Un conversor Pilot CON-50 de tipo “embolo”.
  • Un cartucho propietario Pilot/Namiki de color azul.
  • Una camisa/funda metálica necesaria para usar el antes mencionado cartucho en esta pluma.
  • Un libro de instrucciones de uso/mantenimiento.
  • Una tarjeta de registro.

1.-) Apariencia y diseño (6 de 10):

De apariencia sui generis, al extremo que es muy probable que un usuario casual la confunda con un bolígrafo retráctil. Su diseño es utilitario, pero aprovechando cada oportunidad para destacar su sencilla belleza.

Pilot ofrece la Vanishing Point en una gran variedad de acabados que van desde una sencilla terminación en laca unicolor hasta el “Raden”, donde se aplican incrustaciones de madreperla. Las partes metálicas son ofrecidas en color oro y en color plata, ambos brillantes. Mi pluma particular es de color negro brillante con detalles dorados. Por lo que puedo observar, la pluma está hecha de bronce al que se le ha aplicado laca en algunos lados y un baño de oro en otros.

2.-) Construcción y calidad (8 de 10):

La pluma está sólidamente construida, con tolerancias precisas y roscas perfectamente maquinadas. No observo ninguna rebaba o junta en ninguna pieza visible. El relativamente complejo mecanismo que extiende/retrae el plumín funciona sin holguras, haciendo sentir que cada milímetro que se desplaza el botón actuador se transfiere en trabajo efectivo en el otro extremo de la pluma. El baño de oro es uniforme y bien terminado.

Aun habiendo usado la pluma muy poco, han aparecido profusas rayas en el acabado del botón actuador. He restado 2 puntos por esta causa.

3.-) Peso y dimensiones (7 de 10):

Las dimensiones de la pluma son las siguientes:

  • Longitud con plumín retraído: 13,97 cm (5 ½ pulgadas).
  • Longitud con plumín desplegado: 13,81 cm (5 7/16 pulgadas).
  • Ancho en el punto de agarre: 11,10 mm (7/16 pulgadas).

Es una pluma larga. Debido a su diseño, el clip se encuentra en la sección y muy cerca del punto de agarre. A mí no me molesta en lo absoluto, pero muchas personas no toleran la posición del clip y terminan vendiendo la pluma por esa razón.

La Vanishing Point es un poco pesada. Es genial para tomar notas cortas, pero un poco incómoda y fatigosa para escribir por largo rato.

4.-) Plumín y desempeño (10 de 10):

Escogí un plumín tamaño medio (M) en oro de 18 quilates. El fabricante también ofrece plumines en tamaños fino (F) y ancho (B) elaborados cada uno en acero inoxidable, oro de 14 quilates u oro de 18 quilates.

Mi plumín escribió muy suavemente desde el primer momento. Es muy elástico, sin llegar a ser semi-flexible. Deja una húmeda línea de tamaño medio (M) consistente con mis expectativas respecto a su grosor. Escribe bien en varios tipos de papel. Lo he probado con tinta Pilot Blue, Private Reserve Sherwood Green y Parker Penman Sapphire obteniendo excelentes resultados con todas ellas.

El conjunto Plumín/Collar/Alimentador de las Vanishing Point es intercambiable por el usuario; el fabricante los vende separadamente. Esto hace fácil disponer de plumines F, M y B para una misma pluma, y usar uno u otro a gusto.

5.-) Sistema de alimentación y mantenimiento (7 de 10):

La Pilot Vanishing Point es alimentada por cartuchos o conversor.

Los cartuchos son propietarios y exclusivos de Pilot/Namiki. El empaque original de la pluma incluye una camisa o funda metálica que se debe usar cuando se emplean cartuchos con esta pluma. Creo que la finalidad de esta funda metálica es mejorar la interacción del cartucho con el mecanismo que despliega/retrae el plumín.

La pluma también puede ser alimentada por conversor. Se puede utilizar tanto el conversor Pilot CON-20 de tipo aerométrico, como el conversor Pilot CON-50 de tipo émbolo. Uno u otro tienen poca capacidad para almacenar tinta, lo que hace necesario la recarga frecuente.

Es fácil cargar de tinta la pluma utilizando el conversor. El minúsculo plumín y alimentador se limpian muy fácilmente al finalizar la carga.

Para observar el nivel de tinta remanente en el conversor CON-50 es necesario retirarlo del conjunto Plumín/Collar/Alimentador. Esto puede provocar derrames de tinta si se hace descuidadamente.

El conversor Pilot CON-70 de tipo “button-filler” – aclamado como el mejor conversor del mundo por su confiabilidad, capacidad y facilidad de uso – no cabe dentro de esta pluma.

6.-) Costo y valor (10 de 10):

Compré esta pluma en “Dromgoole’s Office Supply” en Houston, Texas. Pagué 129,00 dólares Americanos más 8,25% de impuestos. Me parece un precio estupendo por una pluma japonesa nueva con plumín de oro de 18 quilates. Me atendió el propietario Larry Dromgoole, quien me mostró muchas plumas, entintando y permitiéndome probar cualquiera que me interesara. Fue fantástico conversar de plumas y tintas con alguien tan conocedor del asunto.

Conclusión y puntaje final (48 de 60 o 80%):

Esta pluma ha superado ampliamente mis expectativas. Se siente cómoda en mi mano, es muy útil para tomar notas cortas a lo largo del día, está muy bien construida, y su plumín es suave, húmedo y graciosamente elástico (sin llegar a ser flexible). Su escasa capacidad de tinta podría ser un problema para personas que escriban mucho diariamente, particularmente si lo hacen lejos del escritorio. No es problema para mi debido a que usualmente llevo conmigo varios instrumentos de escritura.

La volvería a comprar sin pensarlo 2 veces. Más aún, después de probar este plumín, he decidido comprar otra pluma Pilot con plumín convencional.

Pilot Vanishing Point con su plumín retraido.

Ahora con el plumín extendido. Curiosamente, la pluma se hace un poco más corta cuando se extiende el plumín.

Otra vista de la pluma con su plumín extendido.

La Pilot Vanishing Point con sus componentes fundamentales separados. El componente al centro corresponde al conjunto Plumín/Collar/Alimentador con el conversor Pilot CON-50 instalado.

El conjunto Plumín/Collar/Alimentador mostrado separadamente. Nótese las marcas que indican la calidad del oro utilizado (18K 750) y el grosor del plumín (M). Estas unidades pueden comprarse separadamente en distintos grosores y materiales (oro de 14 o 18 quilates, acero inoxidable).

Detalle del plumín.

Detalle del conversor Pilot CON-50.

Plumas fuente japonesas con plumines semi-flexibles y flexibles, antiguas y modernas

Me honra presentaros la siguiente entrada, colaboración de Don Ángel Javier Aguilar Bañón. Enriquece grandemente este blog al tratar acerca de plumines flexibles y semi-flexibles, una materia en la que me declaro totalmente ignorante. Os invito a visitar su blog La Luz Del Agua.

Me he atrevido a editar ligeramente tanto el texto como las fotos aportadas por nuestro augusto colaborador, solo con la finalidad de adaptarlas al estilo conversacional de este blog.

A continuación encontramos una Pilot antigua o “vintage” con plumín FA (Falcon). La tabla de tamaño de plumines de Pilot describe a los plumines FA como “Puede escribir como una brocha. Es extraordinariamente suave”. Esta pluma antigua tiene un sistema de carga de tinta por palanca lateral, almacenando la tinta en una bolsa/saco de tinta interior. Es flexible de fábrica, donde le hicieron sus característicos recortes en los laterales del plumín. Tiene un trazo controlado. Nótese la ausencia de bandas en la boca del capuchón.

Seguidamente, una Namiki Falcon SF que posee un plumín descrito por su fabricante como “Soft-Fine”. Semi-flexible de fábrica, necesita una cierta presión deliberadamente ejercida para depositar una linea más gruesa sobre el papel. Su trazo es fiable y húmedo, ideal para su uso diario. Es alimentada por cartuchos propietarios Pilot/Namiki y por conversores del mismo fabricante.

Finalmente, tenemos una Namiki Falcon SM (Soft-Medium) que ha sido convertida en XF Super-Flexible por el “Nibmeister” norteamericano Richard Binder. Es alimentada por cartuchos propietarios Pilot/Namiki y por conversores del mismo fabricante. Es sumamente flexible y húmeda, aportando mucho carácter a la letra manuscrita. Debido a su extrema flexibilidad, se necesita mucha atención durante su uso. Si se presiona demasiado durante un trazo rápido, es posible que el flujo de tinta falle. Si escribimos lenta y deliberadamente, es maravillosa y senciacional.

Comparemos ahora los plumines de las plumas antes descritas. De izquierda a derecha, plumines de Pilot Falcon antigua, Namiki Falcon SF y Namiki Falcon SM convertida en XF super-flexible por Richard Binder. La pluma antigua, en el extremo izquierdo, posee un agujero de “respiración” de forma rectangular, cortes a los lados del plumín que le confieren parte de su flexibilidad y la rosca de la sección está más cerca del plumín de lo que observamos en las plumas modernas.

En las muestras de escritura siguientes comparamos el trazo de las distintas plumas. Primeramente, y como patrón de comparación, tenemos el trazo de una Lamy 2000 Extrafina, con plumín rígido. Nótese que con plumines semi-flexibles y flexibles, se puede variar el ancho de los trazos descendentes tanto verticales como inclinados.

La Namiki Falcon SF es apropiada para el uso diario, incluso prestándola a personas acostumbradas a usar bolígrafos. La Namiki Falcon SM (Soft-Medium) que ha sido convertida en XF Super-Flexible por Richard Binder, podría ser dañada rápidamente por manos inexperimentadas.