Tintas Pilot Iroshizuku – Comparación cromática de tintas

Anuncios

Waterman Purple – Evaluación de tinta para pluma fuente

Tinta: Waterman Purple.

A partir de octubre de 2011, esta tinta ha pasado a llamarse Tender Purple. Al mismo tiempo, también han cambiado las ilustraciones de su empaque. Más detalles pulsando AQUÍ.

Contenedor: Botella de 50 ml.

Comprada en: http://www.pengallery.com.

Precio: USD 6,00.

Papel:
1.-) Para muestras de escritura, Rhodia dotPad de 80 gr/m2.
2.-) Papel genérico y poroso de mediana calidad.

Tiempo de secado:
Rhodia: 15 segundos.
Genérico: 5 segundos.

Flujo: Excelente flujo, con lubricación media hacia alta.

Feathering:
Rhodia: inexistente.
Genérico: inexistente.

Bleeding:
Rhodia: inexistente.
Genérico: ligero.

Saturación: Alta.

Sombreado: muy ligero y casi imperceptible.

Resistencia al agua: Absolutamente ninguna. Las salpicaduras de agua disuelven totalmente los trazos originales, solo dejando una mancha sin forma de color rosado purpúreo. Bastan 15 segundos bajo el grifo para no dejar rastro alguno de tinta sobre el papel Rhodia.

Opinión general:

Es la tinta Waterman más saturada de las evaluadas hasta ahora en el blog. A pesar de su saturación, retiene el excelente flujo, la buena lubricación y el rápido secado del resto de la línea de tintas francesas. También retiene la alta resistencia al feathering y al bleeding de sus pares. Prácticamente no sombrea, lo que podemos atribuirlo a su relativamente alta saturación.

Su color tiene suficiente azul, y se ve tan clásico, que la considero una excelente tinta para la oficina. Su brillo y alegre color, junto a su alto desempeño también la hace una excelente tinta para asuntos personales.

Soneto

Aquellos claros ojos que solían
a mi cansada vida dar reposo
con solo un bel mirar dulce, amoroso,
por quien todos mis males fenescían;

agora de otra suerte se volvían,
con un furor airado y enojoso,
en cuya alegre vista y ver furioso
mis males todos juntos se perdían

¡Oh desleal Amor, que procurarte
que fuese solo el ver sola mi gloria
y que de allí viniese el mayor daño!

¿Por que no dejas libre la memoria,
pues las demás potencias me quitaste,
mostrándome tan claro el desengaño?

Soneto de Joaquín Romero de Cepeda (¿1540?-d.1590)

Pilot Iroshizuku Yama-Budo – Evaluación de tinta para pluma fuente

Tinta: Pilot Iroshizuku Yama-Budo (Uvas Salvajes).

Contenedor: Botella de 50 ml. Es una de las botellas de tinta más hermosas y elegantes que he visto, comparable en belleza y practicidad – permitidme el venezolanismo – a la nueva botella de Montblanc.

Un curioso detalle de estas botellas de la línea Iroshizuku de Pilot, es el foso que tienen al fondo de la botella. Dicho foso provee espacio adicional para la punta del plumín cuando la botella está casi vacía, facilitando la utilización de toda la tinta disponible. Mirad la botella invertida con el detalle del foso:

Comprada en: http://www.pengallery.com.

Precio: 26,00 USD.

Papel:
1.-) Para muestras de escritura, Rhodia dotPad de 80 gr/m2.
2.-) Papel genérico y poroso de mediana calidad.

Tiempo de secado:
Rhodia: 20 segundos.
Genérico: 8 segundos.

Flujo: Es la tinta más fluida que he utilizado hasta ahora, con una lubricidad muy alta también.

Feathering:
Rhodia: inexistente.
Genérico: inexistente.

He notado un feathering ligero en papeles distintos a los que utilizo para las evaluaciones de tintas en este blog.

Bleeding:
Rhodia: inexistente.
Genérico: escaso.

Saturación: Alta.

Sombreado: Escaso.

Resistencia al agua: Escasa. Las salpicaduras que se dejan secar, dejan tras de sí una mancha de un color rosado muy oscuro bajo el cual se pueden ver los vestigios del trazo subyacente. Tiene algo de resistencia ante el agua que corre, ya que el trazo se distingue claramente después de 30 segundos bajo el grifo. Es un poco más tolerante al agua que las tintas convencionales para plumas fuente, pero no es de ninguna forma permanente.

Opinión general:

La Yama-Budo es la primera tinta de la línea Iroshizuku de Pilot que pruebo. Mis expectativas eran bastante altas después de llevar años leyendo acerca de las bondades de esta colección de tintas en todos los foros de plumas fuente que frecuento; debo decir que he quedado impresionado.

Su color varía desde un rosado purpúreo cuando es trazada mediante plumines muy finos y secos, hasta un púrpura oscuro cuando se usan plumines gruesos o muy húmedos. El color es lo suficientemente grave y obscuro para su uso en la oficina, mientras permanece lo suficientemente interesante para el uso personal.

A pesar de su alta saturación, generoso flujo y sedosa lubricación, seca relativamente rápido. En papeles muy lisos y blancos como el Clarefontaine en mi libreta Rhodia, se observa un sombreado ligero cuando se usan plumines B o más gruesos. En papeles porosos, tanto blancos como marfil, livianos o pesados, el sombreado es inexistente.

Si bien el feathering con esta tinta no me ha dado problemas en los papeles de prueba, sí se ha manifestado en el papel color marfil, pesado pero poroso, de uno de mis diarios de tinta. Con ese papel y el plumín B de mi Montblanc Meisterstück 114, me he encontrado aumentando instintivamente la velocidad de la escritura para evitar el feathering, y la desagradable sensación de estar dejando un pozo de tinta a mi paso. Lo mismo ocurre con esta tinta, el papel de fotocopiadora que uso en la oficina, y el húmedo plumín M de mi Montblanc William Faulkner. Con el plumín itálico un poco más seco que he utilizado para el soneto de la muestra de escritura de esta evaluación, no ha habido ningún problema de feathering.

Mi único resquemor respecto a esta tinta es su elevadísimo costo, de unos 52 centavos de dólar americano por mililitro. Es la tinta más cara evaluada hasta ahora en este blog. Considerad que esta tinta Pilot es 60 % más cara que la tinta Montblanc. ¿Vale la pena? Yo creo que sí, particularmente si consideráis que en condiciones normales basta con una botella de 50 ml para escribir todo lo que se os ocurra durante al menos un año.

Insomnio

Tú y tu desnudo sueño. No lo sabes.
Duermes. No. No lo sabes. Yo en desvelo,
y tú, inocente, duermes bajo el cielo.
Tú por tu sueño, y por el mar las naves.

En cárceles de espacio, aéreas llaves
te me encierran, recluyen, roban. Hielo,
cristal de aire en mil hojas. No. No hay vuelo
que alce hasta ti las alas de mis aves.

Saber que duermes tú, cierta, segura
—cauce fiel de abandono, línea pura—,
tan cerca de mis brazos maniatados.

Qué pavorosa esclavitud de isleño,
yo, insomne, loco, en los acantilados,
las naves por el mar, tú por tu sueño.

Soneto de Gerardo Diego (1896-1987)