Comparación de precios de tintas para plumas fuente

Fue Bruno Taut, autor del blog Crónicas Estilográficas, quien primero llamó mi atención acerca del precio excesivo de algunas tintas para plumas fuente. Considerando que una sola botella de tinta de 50 ml puede durar al menos un año de uso diario, el precio nunca fue una preocupación importante para mi. La falla en mi razonamiento está en que los aficionados a las plumas fuente jamas nos conformamos con una sola botella, y en mi caso particular podría escribir por los próximos 40 años sin tener que volver a comprar nueva tinta.

Motivado por el comentario de Bruno, que incluía la recomendación de una alternativa más barata, me propuse comparar los precios de las diferentes marcas de tinta disponibles en mi proveedor favorito. Para establecer una comparación justa entre tintas que son comercializadas en botellas de volúmenes distintos, excluí cualquier consideración del costo de envío, y luego calculé el costo por mililitro de tinta.

Además de comparar el precio de unas tintas con el de otras similares, me pareció valioso compararlas a su vez con algún otro producto perteneciente al mercado de artículos de lujo. De esta forma podríamos darnos una idea del valor real de las tintas para plumas fuente respecto al precio que pagamos por ellas.

Las tintas convencionales para plumas fuente están constituidas fundamentalmente por agua destilada, en la que se disuelven una o varias tinturas, agentes surfactantes, inhibidores de moho y otros biocidas, y otros aditivos de menor importancia. Los insumos necesarios están razonablemente disponibles en la industria química y farmacéutica, y nuestras tintas se producen en instalaciones industriales de bajo costo y baja tecnología, con riesgos a los trabajadores y al ambiente fácilmente controlables, y con un consumo muy bajo de energía.

Como patrón arbitrario de comparación, se me ocurrió utilizar el precio por mililitro de un whisky escocés single-malt añejado en barrica por 21 años. Para elaborar esa bebida se requiere maltear un lote de cebada, secarla rápidamente para interrumpir la germinación del grano, molerla, añadirle agua, fermentarla, someterla a una muy ineficiente pero reglamentaria destilación por lotes, diluir los alcoholes resultantes, madurarlos en barricas de roble por 21 años durante los cuales se pierde entre el 20 y el 40 % de su volumen inicial, mezclarlos con otros productos similares de la misma destilería que sean al menos tan añejos, diluirlos hasta alcanzar entre 40 y 46 % de alcohol por volumen, filtrar el líquido resultante y embotellarlo. Todo este proceso de producción debe ocurrir en una única destilería en Escocia, pues si se mezclaran whiskys similares de distintas destilerías escocesas se perdería su condición de single-malt. Es una bebida muy costosa debido a la complejidad de su proceso de producción, la estricta supervisión gubernamental, la gran merma que sufre el producto durante su maduración, los grandes costos de su largo almacenamiento en condiciones controladas, el riesgo inherente a un producto que tarda 21 años en elaborarse, y el costo de oportunidad del dinero durante poco más de dos décadas.

El siguiente cuadro contiene la información correspondiente a cada colección de tintas, su fabricante, el volumen de su botella, su precio en dólares americanos, su precio por mililitro, y el número de colores distintos ofrecidos. Cuando un fabricante ofrece más de una colección, cada una de ellas aparece listada por separado. El cuadro está ordenado en orden creciente del precio por mililitro de tinta, de forma que las tintas más baratas anteceden a las más caras. Las tres costosas tintas para plumas fuente subrayadas en amarillo son consideradas no-convencionales. Su composición química particular les confiere propiedades específicas ausentes en las tintas convencionales, y solo han sido incluidas en el cuadro como referencia.

Observando la posición de nuestro patrón-whisky en el cuadro precedente, lo primero que se hace aparente es que las colecciones 4001 de Pelikan, Skrip de Sheaffer, y Quink de Parker ofrecen una gama reducida de colores a los precios más bajos del mercado.

Cross ofrece dos colores de tinta embotellada por un precio 75 % mayor al de la Pelikan 4001, a pesar de ser exactamente la misma tinta, en la misma botella, con una etiqueta diferente.

Un poco más abajo en el cuadro, encontramos la amplia colección de 95 colores distintos ofrecidos por Diamine, cuyo precio es ligeramente menor al de nuestro patrón-whisky. Estas tintas Diamine adquieren aún mayor atractivo debido a que Richard Binder las considera de bajo mantenimiento (que fluyen y lubrican bien, no tienden a atascar ni a manchar las plumas, ni a colarse hacia la parte superior del plumín).

Los recientes incrementos de precio de las tintas Waterman las colocan sobre el precio de nuestro patrón-whisky, pero todavía se mantienen en un rango razonable. Esta colección de tintas francesas solo incluye 8 colores, pero su excelente y seguro desempeño les gana el que Richard Binder también las considere de bajo mantenimiento.

De allí en adelante nos encontramos con tintas cuyos precios son injustificadamente altos. Es difícil entender como un mililitro de tinta para plumas fuente puede costar más que un mililitro de un single-malt scotch de 21 años de añejamiento. Más escandaloso aún resulta comparar los precios de algunas de esas tintas caras respecto a otras tintas de la misma calidad y menor precio. Veamos una representación visual de los precios de unas y otras:

La columna que representa nuestro patrón-whisky aparece en color naranja, y su precio por mililitro interseca las columnas que representan las tintas mediante una línea horizontal de color rojo.

Las colecciones de tintas J Herbin, Montblanc y Pelikan Edelstein doblan el precio de nuestro patrón-whisky; las Pilot Iroshizuku lo triplican, mientras que un mililitro de tinta Caran D’Ache cuesta 5 veces más que el mismo volumen de un single-malt scotch de 21 años de añejamiento.

¿Son las tintas J Herbin, Montblanc y Pelikan Edelstein mejores que las Diamine y Waterman? No, de ninguna manera. De hecho calificaría a unas y otras como de la misma calidad. ¿Se justifica que las tintas Pilot Iroshizuku cuesten tres veces más que las de Diamine? Jamás, ni por desempeño ni por selección de colores. Ni hablar de Caran D’Ache, cuya escasa selección de colores quintuplica el precio de tintas de calidad similar, como Diamine, que además ofrece 95 colores diferentes.

Como resultado de este estudio he decidido que de ahora en adelante solo compraré tintas Diamine y Waterman. Haré alguna excepción esporádica en favor de las tintas Montblanc, debido a que mejoran el desempeño del mecanismo de pistón integrado presente en algunas de mis plumas de ese fabricante alemán.

Anuncios

Pelikan 4001 Brilliant Green – Evaluación de tinta para pluma fuente

Tinta: Pelikan 4001 Brilliant Green.

Contenedor: Botella de 62,5 ml.

Comprada en: http://www.pengallery.com

Precio: USD 4,50.

Papel:
1.-) Para muestras de escritura, Rhodia dotPad de 80 gr/m2.
2.-) Papel genérico y poroso de mediana calidad.

Tiempo de secado:
Rhodia: 10 segundos.
Genérico: 10 segundos.

Flujo: Medio hacia seco, con buena lubricación.

Feathering:
Rhodia: inexistente.
Genérico: inexistente.

Bleeding:
Rhodia: inexistente.
Genérico: inexistente.

Saturación: Escasa.

Sombreado: Presente, pero muy sutil debido a su escasa saturación.

Resistencia al agua: Absolutamente ninguna. Después de 30 segundos bajo el grifo prácticamente no hay rastros de tinta sobre el papel Rhodia.

Opinión general:

El color verde de esta tinta es muy hermoso, pero demasiado claro para uso general. La falta de contraste sobre papel muy blanco dificulta la lectura.

Su flujo medio hacia seco la hace recomendable solo para plumas ajustadas para ser muy húmedas.

Funciona sin problemas en papeles de distintas calidades.

Amor verdadero.

Tu indiferencia aumenta mi deseo;
cierro los ojos yo por olvidarte,
y cuando más procuro no mirarte
y más cierro los ojos, más te veo.

Humildemente en pos de ti rastreo,
humildemente sin lograr cambiarte
cuando alzas tu desdén como un baluarte
entre tu corazón y mi deseo.

Sé que jamás te alcanzará mi anhelo,
que otro feliz levantará tu velo
¡y estrechará tu juventud en flor!

Y, en tanto, crece mi pasión y avanza:
es medio amor, amar con esperanza,
y amar sin ella, ¡verdadero amor!

Poema de Guillermo Valencia.