Cartucho de limpieza Montblanc

Supe de la existencia de estos cartuchos de limpieza Montblanc cuando compré una pluma fuente Montblanc Bohème. Como describí en la evaluación de esa pluma – que puede ver pulsando aquí –, la Montblanc Bohème es alimentada mediante un complejo mecanismo rotatorio que carga el cartucho de tinta a través del fondo del cañón. Dicho mecanismo se corroe y deja de funcionar al estar expuesto a la humedad, y por tanto no debe ser mojado bajo ninguna circunstancia. La limpieza de la Bohème entre cargas de tinta puede hacerse dejando correr agua fresca sobre el plumín y luego sobre el alimentador, cuidando de no mojar el interior del cañón. Cada 2 o 3 cargas de tinta o cada vez que vayamos a cambiar el tipo/color de la misma, se requiere una limpieza más minuciosa que se facilita con la utilización de estos cartuchos de limpieza Montblanc. Con ellos se puede forzar agua a través de la sección de la pluma sin mojar el mecanismo dentro del cañón, logrando remover cualquier residuo de tinta muy facilmente.

El cartucho de limpieza es reutilizable y no contiene ningún liquido especial; está diseñado para usarse con agua fresca. Puede usarse para limpiar las plumas fuente Montblanc Bohème, Meisterstück 144 Classique, 145 Chopin y 114 Mozart. He escuchado que no debe utilizarse para limpiar las Meisterstück 147 Traveler, aunque no lo sé a ciencia cierta.

También puede usarse para limpiar cualquier pluma que utilice cartuchos de tipo “International”, como las Faber-Castell, Inoxcrom, Schneider, Pelikan y muchas otras.

Este cartucho de limpieza fue un obsequio del propietario de la boutique Montblanc de la ciudad donde vivo. Me lo envió con un amigo mutuo coleccionista que visitó la boutique. No he tenido la oportunidad de agradecerle, de manera que ¡Muchas gracias Armando!

El reverso de la caja del cartucho de limpieza Montblanc incluye instrucciones de uso muy detalladas en lengua inglesa.

Debo decir que el funcionamiento de los cartuchos de limpieza Montblanc me ha impresionado muy favorablemente. Limpian muy bien las plumas y lo hacen rápidamente. En lo adelante procuraré tener siempre un cartucho de limpieza a la mano cuando vaya a limpiar plumas que usen cartuchos “International”.

Anuncios

Montblanc Meisterstück 144 Classique – Evaluación completa con fotografías y muestras de escritura

Introducción y primeras impresiones:

El dueño original de esta pluma la compró, la entintó y la dejó guardada durante años en la gaveta de su escritorio. Los otros objetos en la gaveta dejaron algunas cicatrices en la pluma, pero fuera de eso la pieza estaba prácticamente sin usar el día que llegó a mis manos. Al darse cuenta de mi interés por las plumas fuente, su dueño me la obsequió graciosamente diciéndome que si podía “repararla”, sería mía. En ese entonces la pluma fugaba tinta incontroladamente y su plumín rascaba el papel horriblemente. Tenía entre mis manos mi primera Montblanc.

Agradecí el generoso obsequio, sustituí el conversor causante de la fuga, alinee las alas – también llamados gavilanes – del plumín, incrementé el flujo de tinta, y empecé a disfrutar mi “nueva” pluma en perfecto funcionamiento.

1.-) Apariencia y diseño (6 de 10).

La pluma tiene la apariencia general de la línea Meisterstück luego del rediseño de 1952. Tiene la forma de un habano muy delgado, y su hermoso color burdeos solo refuerza esa percepción. El diseño es elegante, discreto y conservador, apenas adornado por el gancho y las bandas del capuchón bañadas en oro. La pieza está fabricada en resina “preciosa”, pulida para darle un acabado muy brillante.

El capuchón tapa y destapa la pluma mediante un mecanismo de fricción tipo “snap-on” que no requiere rosca. Dicho mecanismo está constituido por una “camisa” plástica intercambiable que recubre el interior del capuchón, y un anillo metálico bañado en oro ubicado en el extremo de la sección justo bajo el alimentador y el plumín. Es un sistema muy práctico y rápido que lamentablemente posee un defecto capital. El anillo de la sección se corroe con facilidad arruinando la estética de la pluma. En casos extremos, el anillo se corroe hasta caerse y la pluma pierde la capacidad de permanecer tapada. Los instrumentos de escritura afectados deben ser enviados al taller autorizado de Montblanc, y si la pieza está fuera del período de garantía se debe pagar por la reparación. Cuando este modelo fue descatalogado en favor del modelo 145 Classique comercializado en el presente, se sustituyó el mecanismo de cierre por fricción por uno de rosca, y se eliminó el anillo metálico.

2.-) Construcción y calidad (10 de 10).

La pluma es liviana al punto de incomodarme un poco, pero no puedo encontrar un solo defecto en su fabricación. Las roscas han sido maquinadas con precisión y los grabados de la banda central del capuchón son exquisitamente detallados.

3.-) Peso y dimensiones (5 de 10).

Las dimensiones de la pluma son las siguientes:

  • Tapada: 13,65 cm.
  • Destapada: 11,90 cm.
  • Posteada: 15,00 cm.
  • Diámetro de la sección en el agarre: 0,80 a 0,95 cm.

Es una pluma pequeña y alarmantemente liviana. Tiendo a usarla posteada, pero es soportable – apenas – sin postear. El ancho de la sección es tolerable si se agarra lejos del plumín, pero tiende a cansar y se siente anormalmente delgado. Hay alguna cualidad elusiva e indescriptible que no está bien en esta pluma. Supongo que se siente “casi bien”, pero aún demasiado chica y liviana para escribir por mucho rato. Creo que la mejor muestra de lo que no anda bien con este modelo 144 “Classique” es el hecho de que fue descatalogado y sustituido por el modelo 145 “Classique”, que es un poco más grande, más ancho en el agarre y más pesado.

La pluma fuente Montblanc Meisterstück 144 Classique tiene las mismas dimensiones exteriores del rollerball Montblanc Meisterstück Solitaire Nikolai I Platinum 163, pero el peso adicional de la construcción metálica de este último lo hace sentir más cómodo en la mano.

4.-) Plumín y desempeño (10 de 10).

La pluma llegó a mis manos con un plumín cuyo tamaño presumo M (medio). No puedo estar seguro pues Montblanc no graba el tamaño del punto en sus instrumentos modernos y la caja fue desechada por su antiguo dueño.

El plumín está hecho de oro de 14 quilates, parcialmente bañado en rodio para conferirle una apariencia a dos tonos.

Luego de ajustar el plumín y su flujo de tinta, deposita una húmeda línea mientras se desliza suavemente sobre el papel. Como es de esperar de un plumín moderno, es firme con apenas un dejo de flexibilidad.

5.-) Sistema de alimentación y mantenimiento (6 de 10).

La pluma es alimentada mediante cartuchos o conversor. Los cartuchos son del tipo “International” tanto cortos (short) como largos (long). Si se usan dos cartuchos “short” marca Montblanc, se puede colocar uno en uso y otro almacenado boca bajo en el fondo del cañón. Los cartuchos “international” de otros fabricantes – como Pelikan, Inoxcrom o Private Reserve – tienen la “boca” ligeramente distinta a los originales Montblanc, pero pueden usarse perfectamente. Sin embargo, solo se puede colocar un solo cartucho “short” debido a que la distinta geometría de la boca del cartucho dejaría atascado el segundo cartucho almacenado boca abajo al fondo del cañón. De hecho, el segundo cartucho no permite acoplar cañón y sección de forma correcta. Muy conveniente para Montblanc, pero sustraigamos 4 puntos por prácticas anticompetitivas que no tienen razón práctica alguna.

El conversor que acompañaba originalmente a la pluma se acoplaba a la sección mediante una rosca. Lo he sustituido por un conversor Faber-Castell a fricción que funciona perfectamente. No lo he verificado, pero pienso que cualquier conversor Schmidt K5 o similar funcionaría de maravilla en esta pluma.

La pluma es muy fácil de limpiar, particularmente si se usa el conversor en estos menesteres. Si se requiere una limpieza profunda, se pueden extraer el plumín y su alimentador de la sección simplemente halándolos desde el frente. El acople es logrado mediante fricción y no requiere el uso de sellador. Con un poco de atención y unos buenos ojos no es difícil alinear de nuevo el plumín y el alimentador con sus resquicios correspondientes dentro de la sección.

El alimentador usado por Montblanc en esta pieza presenta en su parte visible 3 aletas longitudinales. Su aspecto tiene una finalidad estética solamente.

e—

6.-) Costo y valor (No aplica).

Esta hermosa pluma fue un obsequio de alguien que aprecio, quien también es un coleccionista de instrumentos de escritura. Tiene un valor sentimental inconmensurable y por tanto he excluido este aspecto de la evaluación.

Conclusión y puntuación final: 37 de 50 o 74 %.

Es una pluma muy hermosa y magníficamente fabricada. Su minúsculo agarre y extrema liviandad la hacen fatigosa durante el uso prolongado, por lo que no es mi primera elección para largas sesiones de escritura.

El capuchón acoplable a fricción la hace muy apropiada para tomar frecuentes notas cortas, pero los problemas de corrosión en el anillo de la sección contravienen cualquier ventaja de dicho sistema.

Resumo diciendo que es una pluma que adoro mirar, pero que no uso con frecuencia.

Maracaibo, 15 de junio de 2011.